Qué hacer si te acusan de violencia doméstica en España

¿Te acusan de violencia doméstica en España y no sabes qué hacer? En este artículo te explicamos lo que debes hacer si te acusan de violencia doméstica en España.

Qué hacer si te acusan de violencia doméstica en España
Acusado de violencia doméstica

Abogada de Madrid especializada en violencia doméstica

Mis honorarios son muy razonables

Llama para consultar tu caso (sólo atiendo llamadas de la Comunidad de Madrid)

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

916 64 64 38 (Tfno. fijo del despacho)

Móvil (urgencias) 616 456 159


¿Qué se entiende por violencia doméstica o violencia en el ámbito familiar?

La violencia doméstica o violencia en el ámbito familiar es cualquier tipo de agresión (física o psíquica) que tenga lugar dentro del entorno familiar.

La violencia doméstica se produce entre personas que comparten un mismo domicilio, aunque no toda la violencia que se produce dentro de una vivienda es violencia doméstica.

La violencia doméstica se produce entre personas que comparten una vivienda

Por ejemplo, una pelea entre estudiantes que comparten piso no se puede entender como delito de violencia doméstica, puesto que no hay relación familiar entre ellos. Sí se entiende como violencia doméstica el maltrato de una madre sobre sus hijos o de un nieto sobre un abuelo que convive con la familia.

La violencia doméstica y la posición de fuerza

La violencia doméstica exige que el agresor ejerza una posición de fuerza sobre otro miembros más débiles.

La violencia doméstica supone que el agresor tiene una posición de fuerza sobre la víctima

Las personas que pueden ser objeto de violencia doméstica son el cónyuge o pareja sentimental, los hijos menores y los padres y hermanos que convivan con el agresor.

El caso más frecuente de violencia doméstica se produce entre los miembros de una misma familia que conviven en una misma vivienda

También pueden ser objeto de violencia doméstica las personas que por ser declaradas incapaces están bajo la tutela del agresor y conviven con él.

La violencia doméstica y la violencia de género

No hay que confundir la violencia doméstica con la violencia de género.

Cuando el hombre ejerce violencia contra su pareja estamos ante un caso de violencia de género, no de violencia doméstica

La violencia de género se trata de una violencia del hombre contra la mujer, ya sea su esposa o su pareja sentimental, aunque vivan en un mismo domicilio o en viviendas separadas.

El hombre puede cometer un delito de violencia de género aunque no conviva con su pareja

La violencia doméstica la puede ejercer tanto el hombre como la mujer.

Tanto el hombre como la mujer pueden ejercer violencia doméstica, por ejemplo, cuando maltratan a sus hijos menores o a los mayores que vivan con ellos en la vivienda

La violencia doméstica habitual

La violencia doméstica habitual, aunque sea leve o moderada, puede constituir un delito de violencia doméstica si crea una atmósfera irrespirable o un clima de sistemático maltrato.

La violencia doméstica por omisión

También puede constituir un delito de violencia doméstica no impedir que un miembro de la familia maltrate a otro, pudiendo evitarlo, es decir, que no habiendo hecho nada punible, se puede cometer un delito de violencia doméstica por omisión.

La violencia doméstica delante de menores

Se considera un agravante ejercer violencia doméstica delante de menores.

La violencia doméstica utilizando un arma

Se considera un agravante ejercer violencia usando un arma u objeto contundente

¿Qué penas lleva el delito de violencia doméstica?

La pena prevista por un delito de violencia doméstica es la de privación de libertad, y puede ir desde tres meses a un año para casos leves hasta cinco años para los casos de lesiones graves.

El delito de violencia doméstica siempre conlleva la privación de libertad

La violencia doméstica y la patria potestad

Si la violencia se ejerce contra un menor, el juez puede retirar la patria potestad, la tutela o la guardia y custodia al agresor.

Las lesiones en el ámbito familiar

Se entiende por lesiones en el ámbito familiar cuando el autor (hombre o mujer) lesiona a alguien de su entorno familiar.

Agravantes del delito de lesiones en el ámbito familiar

Se considera un agravante del delito de violencia de lesiones en el ámbito de la familia la violencia contra la esposa o novia, o contra personas especialmente vulnerables,.

También se considera un agravante del delito de lesiones en ámbito familiar las agresiones en presencia de menores o utilizando un arma.

También se considera un agravante si las lesiones son habituales.

Cómo se castiga un delito de lesiones en el ámbito familiar

Si la lesión es de menor gravedad (leve) y se produce en el ámbito familiar, el delito de lesiones se castiga con pena de 3 meses a 1 año o con pena de trabajos en favor de la comunidad de 31 a 80 días.

Si la lesión es de menor gravedad (leve) y se produce en el ámbito familiar contra la esposa o contra una persona especialmente vulnerable que viva con el autor del delito, el delito de lesiones se castiga con pena de prisión de 6 meses a 1 año o con pena de trabajos en favor de la comunidad de 31 a 80 días.

Si las lesiones son en el interior del domicilio, en presencia de menores o utilizando algún tipo de arma, se impondrá la mitad superior de la pena.

El delito de lesiones en el ámbito doméstico y la violencia habitual

La habitualidad supone que las lesiones se producen de forma reiterada, pero no en un espacio de tiempo demasiado corto, por ejemplo, una hora, ni durante un espacio de tiempo demasiado largo.

Si la violencia se ejerce de modo habitual, el delito de lesiones se castiga con una pena de prisión de 6 meses a 3 años. Si el juez lo estima conveniente, también se le puede privar al autor del delito de la guardia y custodia o de la patria potestad.

Si la violencia se comete en el interior del domicilio, en presencia de menores o utilizando armas, se aplica la mitad superior de la pena.

El juez también puede decretar una medida de alejamiento de la víctima.

Qué hacer si te acusan de violencia doméstica en España

Lo primero que debes hacer si te acusan de violencia doméstica es buscar un buen abogado, pero no un abogado cualquiera, sino un abogado especializado en violencia doméstica.

Un abogado con experiencia en casos de violencia doméstica es el más indicado para diseñar tu estrategia de defensa. Lo primero que hará tu abogado es pedir a la policía que le muestre el atestado policial del incidente donde se describen los detalles y se mencionan los testigos.

Lo primero que tiene que valorar tu abogado es lo siguiente:

  • Cuándo y quién llamó a la policía
  • Qué dice la grabación de la llamada a la policía
  • Qué dice el parte de lesiones de la víctima
  • ¿La víctima está tomando alguna medicación o sigue algún tratamiento psiquiátrico?
  • ¿La víctima había consumido drogas o alcohol?
  • ¿Tomaste algún tipo de sustancia ese día o habías consumido alcohol?
  • ¿Estás tomando algún tipo de medicación que afecte tu estado anímico y te vuelva violento?
  • ¿La policía pudo observar si la víctima tenía algún tipo de lesiones o había signos de pelea en la vivienda?
  • ¿Has sufrido algún tipo de lesión y hay un parte de lesiones de un facultativo?
  • ¿Tienes antecedentes de violencia doméstica?
  • Qué dice el atestado policial sobre el incidente.
  • ¿Coincide tu versión de los hechos con la versión de la víctima y con la versión de la policía? Si hay discrepancias, son discrepancias importantes, o sólo algunos detalles.
  • ¿Has declarado ante la policía? ¿Te has confesado culpable de la violencia?

En base a las pruebas, tu abogado debe valorar si hay alguna probabilidad de que el juez te condene por violencia doméstica y cuál es la mejor estrategia de defensa.

La defensa legal de un delito de violencia doméstica

Aquí tienes alguna de las posibles líneas de defensa que puede intentar tu abogado ante un delito de violencia doméstica:

No hay pruebas de que tú seas el autor de la agresión

Tu abogado puede intentar demostrár que no hay pruebas que demuestren que seas el culpable de las lesiones que sufre la víctima, salvo su propia versión de los hechos.

También puede intentar desmontar las pruebas que te incriminan, por ejemplo, puede intentar probar lo siguiente:

  • Tienes una coartada que demuestra que no estabas en el lugar de los hechos cuando se produjo la agresión.
  • La voz que se oye en una grabación de la agresión no es la tuya.
  • Un testigo que dice que te vio cómo agredías a la víctima se está equivocando de persona.
  • Las huellas tuyas que se han encontrado son anteriores a los hechos de los que se te acusa.
  • Que las lesiones que sufre la víctima son anteriores a los hechos, o bien que se las ha causado ella misma.

La víctima miente

Tu abogado puede intentar demostrar que la víctima está mintiendo. Para demostrar que alguien miente, lo que hacen los abogados es buscar contradicciones en su declaración. Algunas contradicciones que puede buscar tu abogado son las siguientes:

  • El parte médico no confirma las lesiones que dice haber sufrido la víctima.
  • La versión de la policía no coincide con el relato de los hechos que hace la víctima.
  • Los testigos no tienen veracidad porque su declaración está llena de contradicciones.
  • Tú tienes un testigo que contradice la versión de la víctima.

Cualquier contradicción en la declaración de la víctima es un indicio de que la víctima miente. Si tu abogado puede demostrar que en alguna cosa la víctima no está diciendo la verdad, entonces el testimonio de la víctima deja de tener valor como prueba acusatoria en el juicio.

Fue un accidente

Puede que las lesiones de la víctima no sean fruto de una agresión sino que sean fruto de un accidente. Tú nunca tuviste intención de agredir a alguien de tu familia ni causar lesiones a nadie.

Si no hay intencionalidad, no hay delito. Para que haya delito tiene que haber dolo. Si no tenías intención de lesionar a nadie, las lesiones son producto de un accidente.

En el peor de los casos, alguien puede acusarte de imprudencia, pero no de agresión o violencia doméstica. La imprudencia puede llegar a ser un delito, pero no está tan castigado como la violencia doméstica.

Tu abogado tiene que buscar pruebas que demuestren que las lesiones de la víctima son producto de un accidente, no de una agresión o de violencia doméstica, como alega.

Supongamos que estás trabajando en la cocina cuando se te cae un martillo. Si alguien pasa justo en ese momento, puede que el martillo le golpee en la cabeza, le haga una brecha y le tengan que dar puntos. Si fuera una agresión, se trataría de un delito grave, ya que las lesiones han necesitado de una pequeña intervención quirúrgica. Sin embargo, si todo fue un accidente, nadie te podría acusar de violencia doméstica. Suponiendo que martillo estuviera cerca del borde, en lugar de estar en la caja de herramientas, alguien podría acusarte de ser un imprudente por no asegurar el martillo después de usarlo, pero al no existir intención de lesionar a nadie, posiblemente nadie te podría acusar de cometer un delito.

¡Ojo! Si has golpeado a alguien de manera intencionada, aunque tu intención no fuera causarle una lesión, aún así existiría un delito de violencia doméstica.

Tan sólo me defendí (defensa propia)

La defensa propia es una de las defensas legales más utilizadas en un caso de agresión. La defensa propia se puede demostrar de alguna de estas maneras:

  • La víctima reconoce que te ha agredido primero.
  • No hay antecedentes de comportamiento violento por tu parte.
  • La versión que la víctima dio a la policía no coincide con la versión que ha dado delante del juez.
  • Tienes un parte de lesiones que demuestra que te han golpeado.
  • Las lesiones de la víctima no son producto de una agresión, sino tan sólo producto de sujetarla para que no te golpeara (por ejemplo, tiene lesiones en la muñeca al sujetarla para que dejara de golpearte).
  • No hay ningún testigo que diga que te estabas comportando de manera violenta ese día.
  • La víctima me estaba provocando

Se han violado mis derechos

Aunque seas culpable de un delito de violencia doméstica, si la policía no respetó tus derechos y se ha violado alguna de las garantías procesales durante la investigación, entonces el juez puede rechazar las pruebas presentadas en tu contra y dejarte en libertad por falta de pruebas.

No pienses que es tan raro que la policía viole las garantías procesales de los detenidos. Un buen abogado penalista sabe si se han cumplido todos los trámites procesales religiosamente o si la policía o el juzgado ha actuado de forma irregular.

Algunos de los posibles errores que se pueden cometer durante la investigación del caso por parte de la policía o por parte del juzgado son:

  • No estaba presente tu abogado durante tu declaración
  • La policía no grabó la declaración o se ha perdido.
  • La transcripción de la declaración no coincide con la grabación de la misma
  • La policía no te avisó de tu derecho a no declarar.
  • La policía inició la investigación sin ningún indicio previo (no existía un fundamento para la investigación)
  • Tu detención era totalmente injustificada
  • El registro de la vivienda se hizo sin una orden judicial previa.
  • La policía no tomó declaración a los testigos de la agresión
  • Se han producido dilaciones indebidas debido a varios errores durante la instrucción del procedimiento

Un buen abogado penalista sabe encontrar estos y otros muchos errores en la instrucción de un caso por parte de la policía o de los juzgados. Dado la lentitud y la ineficiencia de la justicia en España es posiblemente más fácil encontrar errores procesales que hagan que una persona acusada de un delito salga libre, que encontrar pruebas que demuestren la inocencia de alguien.

Por eso es tan importante acudir a un abogado que tenga experiencia en casos penales. Ten en cuenta que el procedimiento penal no es el mismo que el procedimiento civil o el administrativo. No todos los abogados tienen experiencia en casos penales, la mayoría tienen experiencia en casos civiles o de familia: herencias, divorcios, etc.

¿Tienes dudas sobre tu caso?

Si te acusan de violencia doméstica y necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nosotros.