El reparto de una herencia en gananciales en un matrimonio con hijos

En este artículo te explico cómo se reparte la herencia de un matrimonio casado en régimen de gananciales cuando fallece uno de los dos cónyuges y la pareja tenía hijos.

Reparto de una herencia entre los hijos

Qué es el régimen de gananciales

El régimen económico matrimonial de gananciales (el régimen por defecto) regula el patrimonio económico de los cónyuges durante el matrimonio y establece que los bienes adquiridos por cualquiera de los cónyuges durante la vigencia del matrimonio son considerados gananciales y pertenecen a ambos por igual.

Los bienes gananciales son aquellos adquiridos por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio mediante el trabajo, el esfuerzo común o con el dinero ganado por ambos.

En el régimen de gananciales, cada cónyuge mantiene la propiedad y gestión de sus bienes privativos, que son aquellos que le pertenecían antes de contraer matrimonio y los que adquiere durante el matrimonio por donación o herencia a título particular.

Al disolverse el matrimonio, ya sea por divorcio o fallecimiento, los bienes gananciales se reparten equitativamente entre los cónyuges.

El reparto de una herencia en régimen de gananciales de un matrimonio con hijos

Cuando uno de los cónyuges fallece y estaba casado en régimen de gananciales, los bienes gananciales y los bienes privativos que forman parte de la herencia deben distribuirse entre el cónyuge sobreviviente y los hijos del matrimonio de la siguiente manera:

  • Liquidación de la sociedad de gananciales: Antes de repartir la herencia, es necesario liquidar la sociedad de gananciales. Esto implica determinar el valor de los bienes gananciales y calcular las ganancias o pérdidas acumuladas durante el matrimonio.
  • Derecho al usufructo viudal: El cónyuge superviviente tiene derecho al usufructo de una parte de la herencia, que generalmente incluye la vivienda habitual y los enseres domésticos.
  • Derechos de los hijos: Los hijos tienen derechos a la legítima, que es una parte de la herencia de sus padres que no puede ser privada ni por testamento ni por capitulaciones matrimoniales. En España, la legítima de los hijos es dos tercios de la herencia.
  • Reparto de la herencia: Después de deducir el usufructo viudal y la legítima de los hijos, el resto de la herencia se reparte según la voluntad del fallecido expresada en el testamento, o en su defecto, según las reglas de sucesión intestada.

Cómo se reparte una herencia en gananciales sin testamento

Cuando una persona fallece sin dejar un testamento, se dice que ha fallecido «intestada». En el caso de un matrimonio bajo el régimen de gananciales, el reparto de la herencia intestada se rige por las normas de sucesión establecidas en el Código Civil:

  • Liquidación de la sociedad de gananciales: Antes de repartir la herencia, es necesario liquidar la sociedad de gananciales. Esto implica determinar el valor de los bienes gananciales y calcular las ganancias o pérdidas acumuladas durante el matrimonio.
  • Derechos del cónyuge superviviente: El cónyuge superviviente tiene derechos a la herencia intestada, pero la porción exacta dependerá de si hay descendencia o no. Si hay descendencia (hijos o descendientes), el cónyuge tiene derecho al usufructo de un tercio de la herencia, mientras que los dos tercios restantes se distribuyen entre los hijos. Si no hay descendencia, el cónyuge puede tener derecho a la mitad o dos tercios de la herencia, dependiendo de la existencia de otros parientes.
  • Derechos de los descendientes: En el caso de hijos o descendientes, tienen derecho a dos tercios de la herencia. Este porcentaje se distribuye entre ellos de manera igualitaria.
  • Derechos de ascendientes y colaterales: Si no hay descendencia, la herencia puede pasar a ascendientes (padres o abuelos) o colaterales (hermanos, sobrinos, etc.), según las reglas establecidas en el Código Civil.
  • Distribución de la herencia: El reparto de la herencia sigue las proporciones establecidas por la ley. Se asignan porcentajes específicos a cada grupo de herederos, y la distribución real de los bienes se realiza de acuerdo con esos porcentajes.

¿Tienes problemas en el reparto de una herencia?

Si tienes problemas en el reparto de una herencia, te recomiendo lo siguiente:

  • Comunicación y negociación: Intenta establecer una comunicación abierta y honesta con los demás herederos. A menudo, los desacuerdos pueden resolverse a través de la negociación y la conversación.
  • Mediación: En algunos casos, la mediación puede ser una opción viable. Un mediador neutral puede ayudar a facilitar las discusiones entre los herederos y trabajar hacia una solución mutuamente aceptable.
  • Asesoramiento legal: Busca la asesoría de un abogado especializado en derecho sucesorio. Por ejemplo, un abogado de herencias en Pellicerabogados puede brindarte orientación legal sobre tus derechos y opciones, así como ayudarte a entender la legislación aplicable en tu situación específica.
  • División de bienes: Si los herederos no pueden ponerse de acuerdo, puede ser necesario proceder con la división de bienes según la legislación vigente.
  • Impugnación del testamento: Si existe un testamento y sospechas que no es válido (por ejemplo, debido a falta de capacidad mental del testador, coacción, etc.), lo puedes impugnar. Este es un proceso legal y debe basarse en fundamentos sólidos.
  • Intervención judicial: Si todas las demás opciones fallan, puedes llevar el caso a los tribunales. Un juez tomará una decisión sobre el reparto de la herencia.