Qué hacer si te han estafado o «timado» en Madrid: guía completa

¿Te han estafado o «timado» en Madrid y no sabes qué hacer? En este artículo te explicamos todo lo que debes hacer si eres víctima de una estafa en Madrid.

que hacer si te han estafado en Madrid
Qué hacer si te estafan en Madrid

Gasco Abogados

Abogado de Madrid especialista en estafas

☏ 910 585 330 (Tfno. fijo del despacho) – Móvil (urgencias) 616 456 159

Nuestros honorarios son muy razonables

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Qué se considera «ser estafado» en España

Estafar a alguien en España es engañar a otro para que haga algo que le perjudique (por ejemplo, enviar dinero) y lucrarse con ello. Es decir, que en la legislación española el delito de estafa, popularmente llamados «timos» tiene los siguientes componentes:

  • Engaño concurrente: Para que haya estafa en España tiene que haber engaño. Se entiende que hay engaño cuando un comportamiento induce a error, por ejemplo presentando a la víctima un documento falso o diciendo algo, por ejemplo, que eres el propietario de algo cuando no es verdad. Los posibles engaños que dan lugar a un delito de estafa son tantos y tan variados que la ley no hace ningún listado, todo se deja a la interpretación de los jueces.
  • Engaño bastante o suficiente: Para que te sientas estafado en España el engaño debe ser lo suficientemente elaborado como para inducir a error. En concreto, debe parecer algo real, aunque sea una invención del delincuente para engañar a la víctima. No sería una estafa una simple broma que incluso un niño vería que no es algo real, por ejemplo, utilizar dinero que indica claramente que no es real.
  • El engaño induce a error en el otro: Para que haya una estafa en España, la víctima debe caer en la trampa, es decir, que el engaño debe ser consumado. Si la víctima se da cuenta del engaño antes de caer en la trampa preparada por el delincuente, entonces no hay estafa. En el peor de los casos, habría una tentativa de estafa o estafa en grado de tentativa.
  • El engaño termina en un perjuicio económico o patrimonial: Para que puedas decir que te han estafado en España, tiene que haber un perjuicio provocado por el engaño que ha ideado el delincuente. Es decir, que debe haber una pérdida provocada directamente por la estafa, por ejemplo, si a consecuencia del engaño has entregado dinero al delincuente o a un cómplice que participa en la trama delictiva.
  • El engaño tiene ánimo de lucro: Para que puedas reclamar que te han estafado en España el autor de la estafa tiene que haberse lucrado con el engaño, por ejemplo, si ha recibido dinero de forma fraudulenta y recurriendo al engaño.
  • Nexo causal entre engaño y perjuicio económico: Para que haya delito de estafa en España, debe haber una relación causal entre el perjuicio económico o patrimonial de la víctima y el engaño organizado por el delincuente. Es decir, que el perjuicio debe ser la causa de la estafa, por ejemplo, si a través de un engaño, el delincuente consigue dinero de la víctima.

También se castiga como delito romper la seguridad de un sistema informático de cualquier tipo de organización, ya sea pública o privada, para robar datos o dinero.

Importante: Si la estafa no supera los 400€, estamos ante un delito leve de estafa (antiguamente una falta), que se sanciona sólo con una multa.

Cómo se castiga el delito de estafa en España

El delito de estafa se castiga en nuestro Código Penal en función de las siguientes circunstancias:

  • La cantidad defraudada: Estafar más de 50.000€ se considera un agravante. Si la estafa supera los 250.000€, se considera un delito muy grave.
  • La cantidad de personas estafadas: Se considera un agravante estafar a muchas personas.
  • El daño causado a la víctima: Una cantidad pequeña puede suponer un gran quebranto económico para una persona con pocos recursos, por ejemplo un pensionista que cobra una pequeña pensión.
  • La relación con la víctima: Aprovechar una relación de confianza para estafar a la víctima se considera un agravante.
  • Suplantar una entidad conocida o con prestigio social: Hacerse pasar por un agente de la autoridad o un instalador de la compañía del gas se considera un agravante.
  • Los medios empleados para cometer la estafa: Utilizar un programa informático o crear un entramado para defraudar se considera un agravante.
  • El tipo de bien defraudado: Se considera un agravante los fraudes de cosas de primera necesidad, como la vivienda o el trabajo.
  • La falsificación de documentos públicos: Se considera un agravante falsificar documentos públicos, por ejemplo, una escritura, para cometer una estafa.
  • La falsificación de la firma de otra persona: También se considera un agravante falsificar la firma de otra persona para cometer una estafa.
  • La reincidencia: Ser reincidente se considera un agravante.

Si no existe ningún agravante, el delito de estafa se castiga con seis meses de prisión y una pequeña multa

Si existe cualquiera de los agravantes mencionados anteriormente, la pena mínima por el delito de estafa es de 1 año de prisión y una multa mayor.

Si concurren varios agravantes en el mismo delito de estafa, la pena se va incrementando y puede alcanzar incluso los 6 años y una sanción económica considerable.

Qué ocurre si el delincuente es una empresa

En España, no sólo las personas pueden cometer una estafa. Actualmente el Código Penal reconoce que las empresas y otras personas jurídicas también pueden cometer estafas.

Esta es la condena para una empresa que comete una estafa en Madrid:

  • Una pena de multa: Si una empresa es condenada por fraude, como mínimo se le va a imponer una multa. La multa es, como mínimo, el doble de la cantidad defraudada. En casos muy graves, la multa puede llegar a ser hasta cinco veces la cantidad defraudada.
  • Inhabilitación para recibir subvenciones o ayudas públicas. Esto también ocurre automáticamente para cualquier empresa que ha sido condenada por fraude.
  • Prohibición de realizar actividades relacionadas con la estafa: Si una empresa realiza una actividad que en juez entiende como fraudulenta, lo normal es que en la condena se establezca que la empresa tiene que dejar de realizar esa actividad inmediatamente.
  • Clausura de locales y oficinas. Si el fraude se comete desde un local que está abierto al público, el juez puede decretar la clausura de establecimiento.
  • Intervención judicial: En los casos de fraude grave, el juez puede decretar que los dueños de la firma dejen de gestionar la empresa y que ésta pase a ser administrada por una persona designada por el juzgado (administrador judicial). Esta persona tiene como función velar por los intereses de los trabajadores y los acreedores de la firma. Si la empresa quiebra como consecuencia de dejar de realizar la actividad fraudulenta, el juez designará un administrador concursal para gestionar la empresa hasta su disolución definitiva.
  • Disolución de la sociedad: En los casos más graves, el juez puede incluso disolver la sociedad inmediatamente, para evitar que pueda cometer otro tipo de estafa. A partir de la disolución, desaparece la empresa que ha cometido el delito.

Cómo actuan los estafadores en Madrid

La estafa o el timo se basa en ganarse la confianza de la víctima y aprovechar su ingenuidad para robarle el dinero sin necesidad de recurrir la violencia. En este sentido, el estafador tiene un tanto de pícaro.

A veces, el estafador se aprovecha de las debilidades humanas, como la avaricia o la envidia, como ocurre en el famoso timo de la estampita.

Los estafadores de Madrid estudian a sus posibles víctimas para encontrar a los más vulnerables. Por ejemplo, es frecuente ver a los estafadores intentar engañar a los turistas, porque muchos de éstos desconocen cómo funcionan las cosas en nuestro país.

Otro colectivo susceptible de ser estafado en Madrid es la gente mayor. Muchos mayores son fáciles de engañar haciéndose pasar por otra persona, por ejemplo, un instalador del gas.

Otro colectivo susceptible de ser estafado en Madrid son los desempleados, especialmente con la promesa de una oferta de trabajo. El estafador se aprovecha de su situación de necesidad para engañar y sacarle el dinero.

Normalmente el estafador no actúa solo, y recurre a unos compinches, llamados ganchos, que dan mayor credibilidad al engaño.

Los estafadores suelen ser personas desconocidas para la víctima. Tampoco suelen tener arraigo en el lugar donde organizan la estafa y desaparecen sin dejar rastro una vez que han consumado el engaño y obtenido lo que buscaban.

A veces el estafado siente vergüenza por haber sido tan ingenuo como para haberse dejado engañar. Por eso muchas víctimas no se atreven a denunciar al estafador a la policía, especialmente si la estafa ha sido de poco dinero.

Además, si la estafa no supera los 400€, se juzga como una delito leve y el Código Penal tan sólo la sanciona con una pequeña multa, que normalmente el estafador ni siquiera paga, ya que no suele tener nada a su nombre y se declara insolvente.

En Madrid, las pequeñas estafas están muy poco penadas y los timadores casi siempre actúan con impunidad

Qué hacer en Madrid si te han estafado

Aquí tienes paso a paso lo que debes hacer si te han estafado en Madrid:

  1. Identifica al responsable de la estafa: Lo primero es identificar a la persona responsable de la estafa y su modus operandi, es decir, qué es lo que hace para estafar a los demás. No siempre resulta fácil identificar al responsable de una estafa, especialmente si te han estafado a través de Internet.
  2. Contacta con el timador: Si tienes identificado al estafador, lo primero es contactar con él o ella para reclamar que te devuelva la cantidad estafada. Puede que el timador no quiera problemas con la justicia y, al sentirse descubierto, te devuelva el dinero para evitar ser denunciado.
  3. Reúne pruebas de la estafa: Cuantas más pruebas puedas reunir que demuestren que has sido estafado y que impliquen al presunto delincuente con la estafa, mejor. El tipo de prueba que aceptan los jueces son documentos, especialmente si son originales y van firmados, grabaciones, fotografías, etc.
  4. Valora la cantidad defraudada: La ley condena el delito de estafa dependiendo de la cantidad defraudada. Intenta valorar el importe total de lo estafado. Para ello debes aportar documentos bancarios como transferencias, cargos en tarjetas de créditos, extractos bancarios, etc.
  5. Denuncia la estafa: Cuando tienes todas las pruebas, debes denunciar la estafa ante las autoridades competentes. Puedes denunciar la estafa en comisaría o a través de Internet. En este artículo te explicamos cómo hacerlo. También puedes poner una querella en un juzgado de primera instancia contra la persona que te ha estafado. Si conoces al autor de la estafa, esta suele ser la mejor opción. Una querella en el juzgado requiere de abogado y procurador.
  6. Consulta con un abogado de Madrid especializado en estafas: Un abogado de Madrid especialista en estafas puede asesorarte sobre la mejor manera de actuar en tu caso y si procede acudir directamente a los tribunales o bien deberías poner una denuncia en comisaría. También te puede asesorar sobre el tipo de pruebas que debes reunir y si procede contratar un investigador privado para hacer averiguaciones antes de acudir a los tribunales.

Qué hacer en Madrid si te engañan en Internet

¿Qué puedes hacer en Madrid si te engañan a través de Internet? Aquí te explicamos lo que debes hacer si sufres una estafa a través de Internet en 10 sencillos pasos:

  1. Contacta con el vendedor: Lo primero es contactar con el responsable de la web donde has comprado el artículo. Puede que se trate de un error sin mala intención y todo se soluciona con un correo o una llamada. Pero si efectivamente se trata de una estafa, entonces amenaza al responsable con poner una denuncia. Nadie quiere enfrentarse a un proceso penal si puede evitarlo. Si amenazas con denunciar, puede que te devuelvan el dinero. Si has comprado a través de un marketplace como Amazon o Ebay, ponte en contacto con ellos inmediatamente. Cuando compras a través de estas plataformas, no entregas el dinero directamente al vendedor, sino al intermediario, que espera unos días antes de transferir el dinero para darte tiempo a denunciar el fraude. Además de devolverte el dinero, el marketplace cancela la cuenta del vendedor para evitar que engañe a otras personas.
  2. Contacta con tu banco: Si has hecho el pago a través de tarjeta, llama a tu banco para que te confirme que efectivamente se ha hecho el cargo. A veces, se trata de un malentendido y el vendedor, debido a un error, no ha recibido el dinero, por eso no envía el artículo. Si se trata de una estafa, sobre todo en el caso de un duplicado de tarjeta, avisa al banco cuanto antes para que la cancelen la tarjeta y denieguen cualquier otro pago. Una vez que hayas puesto la correspondiente denuncia, contacta de nuevo con el banco para que el seguro se haga cargo y te devuelvan el dinero estafado a través de la entidad.
  3. Cambia todas tus contraseñas: Si el pirata informático se ha apoderado de tus contraseñas, cámbialas inmediatamente. Si crees que alguien está suplantando tu identidad, avisa a los responsables de las redes sociales para que tomen medidas.
  4. Reúne pruebas de la estafa: Antes de poner una denuncia debes reunir todas las pruebas de la estafa. Con las pruebas que entregues a la policía, éstos va a iniciar una investigación y puede dar con los piratas informáticos. A veces las pruebas consisten en pantallazos. En este caso, es conveniente que lo hagas ante notario, para que pueda dar fe de que no han sido manipulados. Si has recibido un producto falsificado o distinto al que se anunciaba en Internet, lleva el artículo a la policía como prueba de la venta fraudulenta.
  5. Contacta con la OMIC: En casi todas las localidades hay una Oficina Municipal de Información al Consumidor. Quizás ellos puedan ayudarte o asesorarte sobre cómo debes proceder. A veces, ellos mismos contactan con el vendedor y hacen presión para que te devuelvan el dinero.
  6. Contacta con el INCIBE: El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) tienen un departamento de lucha contra el fraude que opera las 24 horas donde te asesoran sobre las medidas que puedes tomar ante cualquier estafa a través de Internet.
  7. Denuncia la estafa ante la policía: Con las pruebas que hayas podido conseguir acude a la policía a poner una denuncia. Puedes poner la denuncia a través de la página web de la policía, aunque es posible que luego tengas que ir personalmente a ratificar la misma.
  8. Difunde el fraude: Alerta del fraude a través de las redes sociales. Te cuidado con no dar nombres de personas o empresas, para no caer en un delito contra el honor, ya que, mientras que no haya una condena, los estafadores son tan sólo presuntos delincuentes.

Las estafas o timos tradicionales en Madrid

La variedad de estafas o «timos» en Madrid es casi ilimitada, por eso la ley no especifica los posibles timos, sino que deja al juez la valoración de si un acto se considera como estafa en España, es decir, si cumple con los elementos que definen legalmente un delito de estafa en España.

Sin embargo, hay algunos timos tan extendidos que se les ha puesto nombre. Estos son los timos o estafas tradicionales en Madrid:

  • El timo de la estafa piramidal: Esta estafa consiste pedir a la víctima que invierta su dinero en un supuesto negocio que ofrece unos intereses o dividendos muy por encima de lo normal. El estafador se queda con el dinero de las víctimas y los intereses o dividendos se pagan de las aportaciones de las nuevas víctimas. Cuando el estafador ya no encuentra más víctimas que se quieran unir al negocio, la pirámide se viene abajo y los incautos pierden todo el dinero que habían invertido, ya que este ha desaparecido.
  • El timo del familiar: Esta estafa consiste en presentarse en casa de alguien diciendo que viene de parte de un familiar (hijo, hermano, etc). Cuando se ha ganado la confianza de la víctima, el estafador le dice que necesita una pequeña cantidad de dinero alegando, por ejemplo, que se le ha llevado el coche la grúa. Para ganarse la confianza de la víctima, el delincuente primero necesita conocer algunos datos personales del familiar de la víctima.
  • El timo del trile: Para este timo se utiliza una bolita y tres vasos opacos, de ahí lo de trile. El trilero esconde la bolita y le pide a la víctima que apueste dinero. Si descubre donde está la bolita, gana el doble, y si no, pierde lo apostado. El trilero es muy hábil con las manos y sabe cómo engañar la vista de la víctima para que nunca descubra dónde está realmente la bolita y así siempre pierde. Para hacer más realista la estafa, normalmente unos cómplices del trilero, los ganchos, hacen como que ganan dinero con el juego. Además, para animar a la víctima a que haga una gran apuesta, a veces se le deja ganar un par de veces con apuestas pequeñas, así la víctima se confía y apuesta todo su dinero. Es entonces cuando el trilero utiliza su habilidad para engañar a la víctima y quedarse con todo. Esta estafa ya se practicaba en el antiguo Egipto.
  • El timo del tocomocho: En este timo el estafador muestra a la víctima un décimo de lotería supuestamente premiado. Un cómplice o gancho, que justo lleva el periódico con la lista de los números premiados, lo confirma. El delincuente ofrece vender el décimo a la víctima por una cantidad inferior al premio alegando que necesita el dinero urgentemente y no puede esperar a que abra la administración. El gancho anima a la víctima a comprar el décimo y se ofrece a poner la mitad del dinero. Cuando la víctima va a cobrar el premio, resulta que el décimo no estaba premiado.
  • El timo de la estampita: En este timo, el estafador o timador, que aparenta tener una discapacidad intelectual, muestra a la víctima o primo una bolsa llena de billetes, que supuestamente ha encontrado en la calle, diciendo que son cromos o estampitas. Un cómplice o gancho se acerca y ofrece al estafador comprar la bolsa de cromos a medias con la víctima. Cuando la víctima abre la bolsa que ha comprado, los billetes resultan ser papel de periódico.
  • El timo del nazareno: Consiste en crear una empresa ficticia, poniendo de administrador a un hombre de paja (generalmente un indigente), y luego comprar mercancía a crédito una vez que se han ganado la confianza de los proveedores. Cuando los proveedores han servido la mercancía, la empresa ha desaparecido, junto con la mercancía que ha comprado a crédito.
  • El timo del falso inspector del gas: El estafador se presenta en el domicilio de la víctima disfrazado de inspector de gas o de luz y dice que viene a hacer una revisión, por la que tienen que cobrar una cantidad. A veces, en un descuido del propietario de la vivienda, aprovechan para robar objetos de valor.
  • El timo de la revista «oficial» de la policía: El estafador llama a todo tipo de empresas para vender publicidad de una supuesta revista oficial de la policía. Si la empresa se niega a comprar la publicidad, amenazan con algún tipo de inspección por parte de la policía o incluso de Hacienda.
  • El timo de los billetes tintados: Un estafador de origen extranjero contacta con una víctima y le intenta vender unos billetes que supuestamente ha tenido que teñir de negro para poderlos pasar por la frontera. En teoría, es posible eliminar fácilmente el tinte y recuperar los billetes originales. Para hacerlo más realista, el timador se lo demuestra a la víctima con un billete preparado para la ocasión o dando el cambiazo en un descuido. Cuando la víctima compra los supuestos billetes tintados y los intenta recuperar, se da cuenta que se trata de papeles sin ningún valor.
  • El timo de las cartas nigerianas: El estafador, que normalmente se hace pasar por un funcionario del gobierno de Nigeria, envía miles de cartas a potenciales víctimas indicando que tienen una gran cantidad de dinero procedente de sobornos que quieren sacar fuera del país sin figurar como beneficiarios del mismo. Ofrecen a la víctima quedarse con este dinero a cambio de que les entregue un porcentaje. Una variante es decir a la víctima que va a recibir una herencia importante tan sólo pagando unas tasas de tramitación. El estafador siempre pide que los pagos se hagan a través de Moneygram u otra empresa similar, porque no dejan rastro. Actualmente esta estafa se realiza a través de Internet, con el envío masivo de correos electrónicos.
  • El timo de la falsa oferta de trabajo: Consiste en ofrecer una falsa oferta de trabajo pidiendo a la víctima (una persona desempleada) una pequeña cantidad de dinero para poder tramitar su solicitud. La oferta suele consistir en «obtener grandes ingresos trabajando desde casa», algo que suele interesar a amas de casa con niños pequeños.
  • El timo de los billetes falsos: Hay muchos timos con billetes falsos. Este es uno de los más dañinos. En este timo el estafador, que suele ser un extranjero, ofrece comprar algo de gran valor, por ejemplo, un coche o un inmueble, pagando al vendedor en efectivo con dinero, generalmente dólares falsos, alegando que es dinero negro procedente, por ejemplo, de sobornos, y que por eso no lo puede depositar en un banco. El estafador no regatea el precio que pide el vendedor e incluso ofrece un precio por encima del precio de mercado, para despertar así su codicia y tentarle a vender rápido, antes de que cambie de opinión.
  • El timo del cheque sin fondos: Hay muchas posibles estafas utilizando cheques sin fondos. Por ejemplo, el estafador envía a la víctima un cheque como pago de algo. Pero resulta que, por un supuesto error, el cheque es de un valor superior al importe del pago. El timador pide a la víctima que deposite el cheque en su banco y que le abone la diferencia a través de una transferencia. Cuando la víctima deposita el cheque en su banco, la cantidad se refleja inmediatamente en su cuenta (aunque la víctima desconoce que el dinero aún no ha sido liberado). Cuando el banco informa a la víctima de que el cheque no tiene fondos, ya ha realizado la transferencia y el estafador ha retirado el dinero.
  • El timo del santero: El estafador se hace pasar por santero, curandero, medium o algo similar. Cuando se ha ganado la confianza de su víctima, generalmente alguien con problemas afectivos o de trabajo, le cobra grandes cantidades de dinero a cambio de sus servicios o le pide que le ponga alguna propiedad a su nombre.
  • La estafa del cuentakilómetros manipulado: Hay personas que se dedican a alterar los kilómetros que tiene coche antes de venderlo en el mercado de segunda mano. De esta forma, la víctima compra el coche usado pensando que tiene menos kilómetros de los que realmente tiene y por eso está dispuesto a pagar un precio más alto por el vehículo.
  • El timo del falso alquiler: El estafador ofrece en Internet una supuesta vivienda de vacaciones en la playa a un precio muy tentador. Para reservar la vivienda, pide a la víctima que le envíe una pequeña cantidad de dinero. Como en precio del alquiler es muy tentador, la víctima envía el dinero sin visitar antes la vivienda por miedo a perder la oportunidad.
  • La estafa de la tarjeta de crédito duplicada: El estafador instala un dispositivo, conocido como «skimmer», en los sistemas de lectura de tarjetas en surtidores de gasolina, cajeros automáticos y cajas de cobro en las tiendas con el objetivo de capturar la información de la banda magnética y hacer una copia de la tarjeta de crédito de la víctima. La tarjeta duplicada se utiliza luego para hacer compras de gran valor, por ejemplo, joyas o electrónica.
  • El timo del secuestro exprés: Este timo consiste en llamar a la víctima haciéndose pasar por otra persona, por ejemplo, un hijo, fingiendo haber sido secuestrado, con el fin de solicitar un dinero como rescate rápidamente.
  • El timo de la llamada fraudulenta: Consiste en llamar a la víctima, que suele ser un empresario o alguien con dinero, haciéndose pasar por un proveedor, un cliente, un abogado o un empleado, para intentar sacarle un dinero con engaño.
  • El timo del atropello: Esta estafa consiste en situarse delante de un vehículo en un paso de peatones y simular que le ha atropellado para cobrar una indemnización del seguro por supuestas lesiones.
  • Estafas a las compañías de seguros: Hay multitud de intentos de estafar a las compañías de seguros, desde provocar siniestros para cobrar una indemnización, denunciar hurtos como si fueran robos con violencia, simular lesiones en el cuello o espalda tras un accidente de tráfico, entre otros muchos.

Las nuevas estafas a través de Internet

Aquí tienes algunas de las estafas más frecuentes a través de Internet:

  • Estafas románticas: El estafador se crea un perfil falso en una red social con fotos de una persona muy atractiva. Una vez que se ha ganado la confianza de la víctima (que suele ser una persona que se siente sola y busca pareja a través de Internet), le pide dinero prestado con alguna excusa, por ejemplo, que ha sufrido un accidente.
  • Venta online de falsificaciones o de artículos inexistentes: El estafador ofrece algo a través de Internet y pide que le envíen el dinero para poder recibir el artículo. La víctima envía el dinero, pero el artículo nunca llega o bien se trata de una vulgar falsificación.
  • Solicitar donaciones para curar falsos enfermos: El estafador hace público a través de las redes sociales el caso de una persona muy enferma, generalmente un niño, que necesita un supuesto procedimiento médico que sólo se hace en el extranjero (generalmente en Estados Unidos, donde la sanidad es privada y cuesta mucho dinero). Para sufragar los gastos de la supuesta intervención, solicita a gente de buen corazón que hagan una pequeña donación. Para darse a conocer, los estafadores a veces recurren a medios de comunicación que difunden el caso de buena fe, sin saber que se trata de una estafa.
  • Suplantación de identidad (phishing): El estafador o pirata informático intenta obtener datos sensibles de la víctima, generalmente nombres de usuarios y contraseñas, haciéndose pasar por una empresa o una institución conocida, por ejemplo, un banco. Una variedad es solicitar dinero a la víctima haciéndole creer que le ha llegado una sanción desde un organismo público, por ejemplo, la DGT o Hacienda. Cuando el pirata informático se hace pasar por un conocido, la estafa se conoce como spear-phishing.
  • Pharming: El pirata informático logra, utilizando un programa informático, redireccionar las visitas que se dirigen a un sitio web conocido, por ejemplo, un banco online, hacia su propio sitio web (que es una copia del original) para luego robar los datos de la víctima, generalmente, nombres de usuario y contraseñas.
  • Ataque por fuerza bruta (brute-force attack): Consiste en robar (crackear) las contraseñas de las víctimas probando todas las combinaciones posibles de caracteres hasta dar con la correcta. Para este ataque se utilizan programas especiales diseñados para este propósito.
  • Falso perfil (catfish): El estafador crea un perfil falso en alguna red social con la intención de engañar a la víctima y conseguir algo.
  • Descarga oculta (drive-by download): Descarga de virus o programas maliciosos tan sólo con visitar la página web del pirata informático, sin que la víctima se percate de la descarga.
  • Ghosting: Robar la identidad de una persona fallecida para abrir una cuenta bancaria en un banco online, solicitar un préstamo o contratar servicios online de manera fraudulenta.
  • Evasores de filtros (hash busters): Consiste en incluir frases o palabras aleatorias en los correos basura (spam) para eludir los filtros anti-spam y así enviar publicidad no deseada a la víctima.
  • Registrar las pulsaciones del teclado (keylogger): Consiste en instalar con engaño un programa en el ordenador de la víctima que registra todas las pulsaciones del teclado y las envía al pirata informático para que pueda descubrir tus nombres de usuario y contraseñas.
  • Programas maliciosos (malware): Consiste en instalar con engaño programas maliciosos en el ordenador de la víctima, por ejemplo, cuando la víctima pulsa en un enlace en un mensaje que recibe por correo electrónico.
  • Tercero interpuesto (man-in-the-middle attack): Consiste en interceptar una comunicación entre dos ordenadores. Como las personas que se comunican creen que están hablando en privado, puede que envíen a la otra persona información confidencial, como nombres de usuario y contraseñas.
  • Secuestro de datos (ransomware): Consiste en instalar en un sistema informático mediante engaño un programa malicioso que encripta los archivos e impide el acceso a los mismos. La estafa consiste en solicitar un dinero para facilitar la contraseña que desencripta los archivos.
  • Falso antivirus (scareware): Consiste en mostrar en la pantalla de la víctima falsas amenazas de virus para que instales un supuesto antivirus, que en realidad es un programa malicioso. También se utiliza para vender falsos antivirus, que no protegen tu ordenador.
  • Estafas a través de SMS (smishing): Consiste en enviar un mensaje SMS al teléfono de la víctima haciéndose pasar por alguien conocido, por ejemplo, un banco, y pidiendo a la víctima que llame a un teléfono supuestamente gratuito, que en realidad tiene un alto coste por llamada.
  • Dirección de correo falsificada (spoofing): Esta estafa consiste en que el pirata informático envía un correo electrónico aparentemente desde una dirección de correo conocida, pero en realidad se trata de un engaño. Si bien el nombre que se muestra en tu buzón de correo coincide con un nombre conocido, por ejemplo, tu banco, la dirección de Internet, que permanece oculta, es distinta. La víctima tan sólo ve el nombre y piensa que realmente ha recibido un correo de su banco. Mediante esta estafa, generalmente, se intenta obtener dinero o robar contraseñas.
  • Programas espía (spyware): Consiste en instalar con engaño un programa en el ordenador o en el teléfono móvil para obtener información o rastrear tus movimientos sin tu conocimiento.

Cuáles son las estafas más frecuentes en Madrid

Aquí tienes las estafas más frecuentes en Madrid y cómo evitarlas:

Phishing

El phishing es la estafa más frecuente en Madrid y se produce a través de Internet. El phishing consiste en enviar un correo electrónico falso para robar datos sensibles, como puede ser una contraseña del banco.

En el correo el delincuente, en este caso un hacker o pirata informático, envía un correo que parece venir de una empresa legítima, por ejemplo, un banco. En el correo te informan de que necesitan verificar unos datos, por ejemplo, la contraseña, y te piden que se los facilites. Una variante es pedirte que pulses en un enlace que te lleva a una página que parece la del banco, pero en realidad es falsa.

La mejor defensa para evitar esta estafa consiste en no enviar nunca datos sensibles por correo electrónico. Si tienes dudas sobre la legitimidad de un correo electrónico, contacta con el servicio de atención al cliente de la entidad.

Estafas en el alquiler de viviendas

Las estafas en el alquiler son también muy frecuentes en Madrid. La estafa consiste en ofrecer a través de un anuncio en Internet un alquiler a un precio deliberadamente bajo. Cuando llamas para preguntar las razones del alquiler tan bajo, el delincuente suele decir que necesita al dinero urgentemente por algún problema personal, por ejemplo, un asunto médico o legal.

Normalmente el estafador pide una pequeña cantidad para reservar la vivienda y promete enseñarnos el piso en unos días. Por supuesto, el piso no existe.

La mejor defensa contra esta estafa es no enviar dinero sin haber visto antes el piso.

Estafas románticas

Las estafas románticas están creciendo mucho ya que cada vez hay más personas que buscan pareja en Internet. La estafa consiste en crear un perfil falso muy atractivo en las redes sociales para atraer personas que buscan una relación.

El estafador mantiene una relación virtual con la víctima y cuando se ha ganado su confianza le pide algo de dinero alegando que ha sufrido algún tipo de imprevisto, por ejemplo, ha sido despedido del trabajo o se le ha estropeado el coche y no tiene dinero para repararlo.

La defensa contra este tipo de estafa es no prestar dinero a nadie que no conozcas personalmente.

Robo de tarjetas bancarias en Internet

Esta estafa consiste en ofrecer algo a un precio muy barato para que, al comprarlo, facilites los datos bancarios al estafador. Para esta estafa los delincuentes crean tiendas falsas.

Para defenderte de esta estafa comprueba siempre que la tienda online pertenece a una empresa real y que la dirección web sigue el protocolo de seguridad https. Si tienes alguna duda sobre la legitimidad de la tienda, puedes poner su nombre en Google seguido de la palabra estafa, a ver qué sale.