Qué hacer si te detiene la policía en Madrid (guía completa)

¿Te ha detenido la policía en Madrid y no sabes qué debes hacer? En este artículo te vamos a explicar lo que debes hacer si te detiene la policía en Madrid.

Una detención policial puede tener consecuencias importantes, ya que lo que declares en comisaría se puede utilizar como prueba contra ti en un posterior juicio. Por eso es importante contar con el asesoramiento de un abogado experto antes de declarar en comisaría.

No declares en comisaría sin el asesoramiento previo de un buen abogado penalista

En este artículo te vamos a explicar también cuáles son tus derechos si te detiene la Policía y qué es lo que debes hacer para no empeorar las cosas.

detenido por la policia

¿Detenido en comisaría?

Gasco Abogados

Abogado penalista de Madrid

☏ 910 585 330 (Tfno. fijo del despacho) – Móvil (urgencias) 616 456 159

Nuestros honorarios son muy razonables

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Por qué puede detenerte la policía en Madrid

Hay muchas razones por las que te puede detener la policía en Mdrid. No siempre que te detiene la Policía es porque has cometido un delito. Por ejemplo, la policía te puede detener en Madrid para poder entregarte una citación judicial que el juzgado ha intentado entregarte sin éxito. Pero las razones más frecuentes por las que te puede detener la Policía en Madrid son las siguientes:

  • El caso más frecuente por el que puede detenerte la Policía en Madrid es porque te hayan pillado cometiendo algún delito. Esto incluye delitos contra la propiedad, delitos contra las personas o delitos contra la seguridad viaria. En este caso, la Policía te llevará a comisaría para que declares y luego para ponerte a disposición del juez de instrucción.
  • La Policía también puede detenerte en Madrid y llevarte a comisaría para interrogarte si creen que has cometido un delito o que has participado en uno. En este caso, la Policía te llevará a comisaría para que declares y para hacer averiguaciones sobre los hechos.
  • La Policía también puede detenerte en Madrid si hay una orden de busca y captura emitida por un juez. En este caso, la Policía te detendrá para llevarte delante del juez que ha emitido la orden.
  • Otra de las razones por las que la Policía puede detenerte en Madrid es si te has fugado de la prisión o si no has regresado tras un permiso penitenciario.
  • La Policía también te puede detener en Madrid si un juez ha dictado la ejecución de una sentencia de prisión y no te presentas voluntariamente. En este caso, la Policía te detendrá y te devolverá a la prisión, donde te van a juzgar por el quebrantamiento de la condena.
  • Por último, la Policía tiene derecho a pedir que te identifiques en cualquier momento, sin ofrecer una razón para hacerlo. De no identificarte, la Policía puede detenerte. También te pueden detener si ofreces resistencia o te niegas a cooperar con ellos.

La Policía y otros cuerpos de la seguridad del Estado tienen autoridad para detener a cualquier persona en su tarea de la prevención del delito. Pero eso no quiere que tengan un poder ilimitado y que puedan hacer lo que quieran.

La policía de Madrid tiene que respetar los derechos de los detenidos

Los detenidos por la Policía tienen sus derechos, y la Policía no puede extralimitarse en sus actividades. Si los agentes se extralimitan y no respetan los derechos de los detenidos, entonces pueden ser suspendidos en sus funciones. Además, las pruebas obtenidas sin respetar los derechos de los detenidos carecen de validez durante un juicio y no se pueden utilizar en tu contra.

Si se violan los derechos del detenido, las pruebas puede que no tengan validez durante el juicio

Un buen abogado penalista sabe si se han violado alguno de los derechos de un detenido.

Derechos de los detenidos

Aquí tienes de manera resumida los derechos que tienes como detenido:

  • Tienes derecho a la asistencia letrada de un abogado durante la declaración en comisaría.
  • Tienes derecho a designar un abogado de tu confianza. Si no lo haces, la Policía pedirá un abogado de oficio para que te asista durante la declaración.
  • Tienes derecho a reunirte con tu abogado en privado.
  • Tienes derecho a ver los elementos esenciales de las actuaciones policiales.
  • Tienes derecho a permanecer en silencio y no declarar (o a hacerlo sólo delante de un juez).
  • Tienes derecho a no declararte culpable del delito que se te acusa.
  • Tienes derecho a NO permanecer detenido más de 72 horas.
  • Tienes derecho a no ser torturado ni presionado.
  • Tienes derecho a que se te realice un examen por parte del médico forense.
  • Tienes derecho a hacer una llamada para informar a un tercero de tu detención (esto lo harás siempre delante de un agente de policía).
  • Tienes derecho a la visita de las autoridades consulares de tu país, en el caso en que no seas ciudadano español.
  • Tienes derecho a un intérprete si no hablas español (se te proporcionará uno gratuitamente).

No declares nunca sin la presencia de tu abogado

La asistencia letrada en comisaría es imprescindible para velar porque se cumplan tus derechos. Lo que digas en comisaría es algo que va a marcar el resto del proceso. Dependiendo de tu declaración ante la Policía, así serán tus probabilidades de ser condenado o de salir absuelto del delito de que se te acusa.

Por eso es tan importante que cuando vayas a declarar en comisaría tengas la asistencia de un abogado. Tu abogado se va a reunir contigo. En ese momento le puedes contar tu versión de los hechos y las razones por las que crees que estás detenido.

Tu abogado te informará de la gravedad de tu situación y te recomendará qué es lo que debes hacer para no empeorar las cosas.

Muy importante: no declares nunca si no es delante de tu abogado, preferiblemente de un abogado de tu confianza designado por ti, no de un abogado de oficio designado por la administración de justicia.

Si la Policía te ha interrogado sin la presencia de tu abogado, no firmes nada. Espera a que llegue tu abogado y lee de nuevo la declaración que te presenta la Policía para ver si se corresponde con lo que has declarado o lo que quieres declarar. En ese momento te puedes ratificar en lo que has declarado o no, pero lo que has declarado primero ya queda escrito y aunque no te ratifiques o lo niegues delante del juez, ya supone un indicio de que puede que no estés diciendo la verdad, lo que compromete la credibilidad de tu declaración a ojos del juez.

Busca un abogado penalista para que te asista

Aunque, en teoría, cualquier abogado puede asistir a un detenido en comisaría, no todos los abogados son iguales. Por ejemplo, si te quieres divorciar de tu pareja, necesitas un abogado experto en Derecho de Familia. Si Hacienda te ha sancionado, necesitas un abogado especialista en Derecho Fiscal. Si quieres recurrir la concesión de una licencia, necesitas un abogado especialista en Derecho Administrativo.

Pero que te detenga la policía es un asunto muy serio como para ponerse en manos del primer abogado que te venga a la mente. Necesitas un abogado especializado en Derecho Penal, un abogado penalista.

No contactes con el primer abogado que encuentres. Tampoco confíes, por poner dos ejemplos, en ese amigo de la infancia que trabaja de abogado en una asesoría, ni en la hija de tu hermana, que acaba de acabar la carrera de derecho. Tampoco te fíes del abogado que tiene el despacho junto a tu oficina, pregunta primero si es un abogado penalista.

Tu libertad es muy importante como para ponerla en manos de alguien que no sea un experto en la rama del derecho relacionada con los delitos, el Derecho Penal.

Muy importante: Si te detiene la Policía, recurre a un abogado especialista en Derecho Penal, un abogado penalista.

Si no recuerdas el teléfono de tu abogado, pero sabes su nombre, díselo al agente de policía para que lo busque en las bases de datos del Colegio de Abogados.

Si no designas abogado, la Policía va a llamar al Colegio de Abogados para que designe uno de oficio para que te asista. No puedes elegir cuál quieres que te defienda de oficio, por lo que es una lotería, puede tocarte un abogado experimentado o uno que acaba de terminar la carrera y no tiene apenas experiencia.

Si te asiste un abogado de oficio en tu declaración, pero luego quieres designar un abogado particular para el resto del proceso, no tienes más que decírselo a tu nuevo abogado y él o ella se encargará de pedir la venia al abogado de oficio.

Si designas un abogado particular después de haber sido asistido por un abogado de oficio, es muy posible que tengas que pagar al abogado de oficio la asistencia en comisaría, ya que al no carecer de medios, no te van a conceder la justicia gratuita y la Comunidad no se hará cargo de la minuta del abogado de oficio.

Lo mejor suele ser no declarar en comisaría

No tienes obligación de decir nada en la comisaría cuando te detiene la Policía. Tienes derecho a guardar silencio y a esperar a contar tu versión de los hechos delante del juez.

Por eso, en casi todos los casos, lo mejor es no declarar en comisaría. En cualquier caso, no declares nunca nada hasta que tu abogado te indique expresamente que debes declarar en comisaría (algo que muy raramente va a ocurrir).

No te preocupes, que tendrás ocasión de dar tu versión de los hechos delante del juez, que es la persona que va a juzgarte. La Policía no está de tu parte, ni son tus amigos, aunque se porten amablemente contigo.

No les creas si te dicen que lo mejor es reconocer tu culpabilidad, ya que una vez que te declaras culpable delante de la Policía, es muy probable que seas condenado en sede judicial, aunque digas que has declarado bajo presión.

Muy importante: La declaración que tiene valor es la que se hace delante del juez, por eso, lo mejor suele ser no declarar en comisaría y esperar al día siguiente a declarar delante del juez y asesorado por tu abogado, ya que cualquier información perjudicial o incriminatoria que facilites a la Policía se puede utilizar contra ti. Al menos, deberías esperar a que tu abogado pueda ver el atestado policial y te aconseje sobre lo que debes hacer.

Diez cosas que NUNCA debes hacer si te detiene la Policía en Madrid

Nadie piensa que le van a arrestar, pero no está de más pensar en lo que deberías hacer o mejor aún, dejar de hacer, si alguna vez oyes «Policía, no se mueva, queda detenido».

Lo mejor es hacer lo que te han dicho, estarse quieto. Fácil ¿verdad? Bueno, quizás no tanto para alguien que está asustado o bebido.

En ese momento, más importante que reclamar tus derechos es no hacer nada que te perjudique. Veamos qué cosas no deberías hacer si te detiene la Policía:

No huyas ni te resistas

Si la Policía te da el alto, no huyas. Es poco probable que logres esquivar un cerco policial. Además, te hará parecer culpable. Tampoco te resistas. Si te resistes, la Policía se verá obligada a usar la fuerza para detenerte.

Además, si golpeas a la Policía intentando escapar y el agente sufre una lesión durante el arresto, por pequeña que sea, lo que quizás era un delito leve de robo se puede transformar en un delito de resistencia a la autoridad o, peor aún, un delito de atentado, que tiene pena de hasta cuatro años de prisión.

Mantén la boca cerrada

No intentes convencer a la Policía de tu inocencia dando tu versión de los hechos. La Policía no decide si eres culpable, para eso ya está el juez. De hecho, a la Policía no le interesa saber si eres o no culpable, tan sólo necesita tener indicios de tu culpabilidad para detenerte.

Recuerda que cualquier cosa que digas a la Policía se puede utilizar en tu contra. Por eso, es mejor no decir nada. Si hablas mucho, es posible que digas algo inconveniente de lo que luego te vas a arrepentir. Lo mejor es mantener la boca cerrada y dejar la labor de demostrar tu inocencia en manos de tu abogado.

No insultes a los agentes

No caigas en la tentación de insultar a los agentes que vienen a detenerte, aunque seas inocente y te detengan por error. La Policía es la que investiga los delitos y la que testifica en los juicios.

No te resistas, al contrario, deberías mostrarte amable con la Policía, y puede que luego su testimonio no te perjudique tanto durante el juicio. ¡Ojo! Ser amable con la Policía no implica intentar convencerlos de que no has hecho nada o dar tu versión de los hechos. No digas nada sobre tu caso hasta haber hablado con tu abogado.

No des permiso para que registren tu casa

Si la Policía te pido permiso para entrar en tu vivienda, probablemente no estén seguros de que el registro sea legal, por eso necesitan que les autorices. Di en voz alta «No tienen mi permiso para registrar mi casa». Si lo oye un tercero, por ejemplo, un vecino, cualquier cosa que encuentren luego no se podrá utilizar como prueba en un juicio. Esta es otra razón por la que nunca debes confesarte culpable, aunque todo parezca perdido. Si finalmente el juez no admite las únicas pruebas que te incriminan, es como si no existieran.

No dirijas la mirada a donde estén las pruebas

Si la Policía está registrando tu vivienda, la tendencia natural es a dirigir la mirada hacia donde están las pruebas que te incriminan, que es justo lo que no deberías hacer. Lo mejor es mantenerse tranquilo y no decir nada durante el registro, haga lo que haga la Policía, especialmente si te preguntan «Esto…¿de quién es?».

No creas todo lo que dice la Policía

A veces la Policía utiliza ciertas tácticas para conseguir que los detenidos confiesen su culpa. Por ejemplo, una estrategia es separar a dos amigos que han sido detenidos y decirles a cada uno de ellos que el otro ha «cantado», tan sólo para que confiesen.

Otra estrategia es decir al detenido que si confiesa, los jueces van a ser benévolos. Puede que cooperar con la justicia suponga una pequeña reducción en la pena, pero lo que es seguro es que si confiesas, no tendrás ninguna posibilidad de salir absuelto.

No invites a la Policía a entrar ni salgas fuera

Si estás en casa, no invites a la Policía a entrar. Tampoco salgas fuera si te lo piden. Para detener a alguien en su casa, la Policía necesita, bien una orden judicial o demostrar que estabas cometiendo un delito en ese momento. Si les invitas a entrar o sales fuera cuando te lo pidan, la Policía tiene un problema menos, porque ya no necesita la orden judicial.

Por ejemplo, si vienen a detenerte un viernes, seguramente tendrás que pasar el fin de semana en los calabozos hasta que el lunes puedan llevarte ante el juez. En ese caso, lo mejor sería pasar el fin de semana en tu casa tranquilamente y acudir el lunes al juzgado junto con tu abogado, para que éste solicite al juez que te deje en libertad, aunque sea con cargos o bajo fianza.

Si te detienen en la calle, no aceptes una invitación para ir a tu casa a cambiarte

Si la Policía te detiene en la calle, no aceptes una invitación para ir a tu casa, por ejemplo, para cambiarte o para ponerte un abrigo. La Policía te va acompañar al interior de la vivienda, lo que les permitirá registrarla sin necesidad de una orden judicial. Igualmente, no aceptes una oferta para llevar tu vehículo a otro sitio, porque esto permite a la policía registrar el vehículo.

Como conclusión, cuando te detiene la Policía, casi siempre es mejor permanecer callado y dejar que tu abogado haga su trabajo. Si la Policía tiene sospechas de que has cometido un delito, te van a detener digas lo que digas. Y si no tienen pruebas, puede que se las proporciones tú mismo hablando demasiado.