Qué hacer si te acusan de un delito de amenazas en Madrid (Comunidad de Madrid)

¿Te acusan de un delito de amenazas en Madrid y no sabes qué hacer? En este artículo te explico lo que debes hacer si te acusan en Madrid por amenazar a alguien.

delito de amenazas en Madrid
Delito de amenazas en Madrid

Abogada especialista en amenazas

Mis honorarios son muy razonables

Llama para consultar tu caso y pregunta por Elena (primera consulta gratuita)

(sólo atiendo llamadas de la Comunidad de Madrid)

☏ 916 64 64 38 (Tfno. fijo del despacho)

Tfno. móvil 616 456 159 (urgencias)

Qué deberías hacer si te acusan de un delito de amenazas en Madrid

Una acusación por delito de amenazas es algo muy serio, que puede acarrear una pena de hasta 5 años de prisión.

Lo mejor que puedes hacer si alguien te acusa de un delito de amenazas es buscar un abogado cuanto antes, incluso si crees que no has hecho nada delictivo y que la acusación no tiene fundamento porque tus palabras se han sacado de contexto. La cárcel está llena de personas que no han cometido el delito por el que han sido condenados. Pero no acudas a cualquier abogado. Busca un abogado penalista que tenga experiencia en casos de amenazas.

Si te detiene la policía o si te llaman a declarar a comisaría, lo mejor es que te acojas a tu derecho a no declarar y esperes a que tu abogado pueda ver de qué se te acusa y consultar el expediente. No intentes convencer a la policía de que no has hecho nada, porque no te va a servir de nada y lo que digas se puede utilizar en tu contra. Si te han detenido, es porque tienen indicios, y digas lo que digas, te van a poner a disposición judicial para que sea él o ella quien decida si realmente los indicios son suficientes para juzgarte o bien no hay pruebas y archivará el caso.

Recuerda que no es lo mismo un delito de amenazas que un delito leve de amenazas. El primero lleva pena de prisión y el segundo se sanciona tan sólo con una multa. A veces, la línea que separa un delito del otro es muy delgada y puede estar difuminada. Por eso es importante que no digas nada que pueda empeorar las cosas y que no declares antes de hablar con tu abogado.

Si quieres saber más sobre lo que debes hacer si te detiene la policía puedes leer este artículo de nuestro blog sobre qué hacer si te detiene la policía. Si quieres saber más sobre lo que debes hacer si te llaman a declarar a comisaría, puedes leer este artículo sobre qué hacer si recibes una citación para declarar a comisaría.

La defensa legal de una acusación de un delito de amenazas

La defensa legal más frecuente para una acusación de un delito de amenazas es que las amenazas eran ambiguas, es decir, que no está claro de si realmente estás amenazando a alguien. Vamos a poner un ejemplo, supongamos que dices que «alguien debería hacerte daño». Primero, «hacer daño» es muy ambiguo y no indica la gravedad del daño, ni siquiera si se trata de un daño físico o psicológico. Segundo, ese «alguien» también es ambiguo, porque no se sabe si te refieres a ti mismo o desearías que otra persona lo hiciera (lo que en sí mismo no sería un delito).

Otra estrategia de defensa legal para un delito de amenazas es cuando la víctima dice que «no te tiene miedo», especialmente si lo dice en voz alta delante de terceros o por escrito en un correo electrónico o a través de mensajería. Esto demostraría que no se cumple uno de los requisitos para que haya delito de amenazas, que resulten creíbles y que causen algún tipo de alteración emocional en la víctima.

Otra posible defensa en un acusación por amenazas es intentar demostrar que en realidad no tenías posibilidad de cumplir tu amenaza o llevarla a término. Por ejemplo, si amenazas a alguien que no tiene coche con poner una bomba en su vehículo, la amenaza resulta vacía, sin sentido. Otra posibilidad es si la amenaza es algo disparatado, imposible de llevar a cabo, como amenazar a alguien con destruir su casa con un tanque, a no ser que seas militar y tengas acceso a un carro blindado.

A veces la víctima confunde un delito de amenazas con un delito de chantaje. Por ejemplo, si alguien dice «si no me ayudas ahora, te voy a matar cuando salga de prisión», aunque en la frase haya una amenazas, en realidad, se trata de un chantaje. Esto supone que el juez o el fiscal cambiará la calificación del delito, pero no te libra de una condena por un delito.

Soy una abogada penalista de la Comunidad de Madrid especialista en delito de amenazas. Llámame para consultar tu caso gratuitamente (sólo atiendo llamadas de la Comunidad de Madrid)

Pulsa aquí para contactar con nosotros