Qué hacer si te acusan de abuso infantil en España

¿Te acusan de abuso infantil y no sabes qué hacer? En este artículo te explico qué hacer si te acusan de abuso infantil en España.

Artículo escrito por Elena G. Gasco

Abogada de Madrid especialista en delitos de tipo sexual

Mis honorarios son muy razonables

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

Llama para consultar tu caso (sólo atiendo llamadas de la Comunidad de Madrid)

☏ 916 64 64 38 (Tfno. fijo del despacho)

Móvil (urgencias) 616 456 159

Acusado de abuso infantil

Qué se considera abuso infantil en España

Realizar cualquier tipo de acto sexual con un menor de 16 años se considera abuso infantil en nuestro Código Penal.

El delito de abuso infantil se castiga con hasta 6 años de prisión.

Qué hacer si te acusan de abuso infantil en España

Si te acusan de un delito de abuso infantil en España, deberías hacer lo siguiente.

Mantén la calma

Para enfrentarte a una acusación de abuso infantil tienes que mantener la calma, aunque debes ser consciente de que tienes un grave problema.

Si no te lo tomas en serio, una acusación de abuso infantil puede arruinar tu vida. Muchos hombres acusados de un delito de tipo sexual pasan por una fase de negación y no hacen nada hasta que ya es muy tarde para organizar su defensa legal.

Busca un abogado experto en delitos sexuales

Si te acusan de abuso infantil, lo primero que debes hacer es buscar un buen abogado, cuanto antes, mejor. Pero no contactes con cualquier abogado, busca un abogado penalista que sea experto en la defensa de personas acusadas de un delito de tipo sexual.

Una acusación de abuso infantil es un asunto demasiado serio como para ponerse en manos de cualquier abogado. Muchos abogados trabajan sobre todo en temas civiles y de familia (divorcios y demás), no son especialistas en Derecho Penal, mucho menos en casos de abuso infantil.

Escribe un relato de los hechos

Ordena lo ocurrido cronológicamente. Empieza por el principio, dónde conociste a la supuesta víctima, qué ocurrió a continuación. Así, hasta el momento presente. Un relato cronológico de los hechos puede ser de una gran ayuda para tu abogado.

No contactes con la víctima o con la persona que te acusa

No contactes con la víctima o con la persona que te acusa para hablar del tema, ya sea en persona o por teléfono. Tampoco le escribas emails o whatsapps.

No declares en comisaría

No deberías hablar con la Policía del tema, especialmente sin la presencia de tu abogado.

Tu abogado te indicará si es conveniente declarar, pero lo mejor suele ser acogerte a tu derecho a no declarar ante la Policía o la Guardia Civil.

No debes acceder a que la Policía tome ningún tipo de muestra sin antes consultar con tu abogado, incluso aunque estés seguro de que no eres culpable.

No ocultes información a tu abogado

No ocultes información a tu abogado, especialmente aquella que te es desfavorable. Lo peor que le puede pasar a tu estrategia de defensa es que aparezca nueva información que te perjudica el día del juicio.

En el peor de los casos, si el caso está perdido, tu abogado puede negociar con el fiscal un acuerdo que reduzca la gravedad de la acusación en uno o dos grados.

Reúne todas las pruebas que puedas

Reúne todas las evidencias que puedas, por mínimas que sean: ropa, fotos, vídeos u objetos de la víctima. Deja que sea tu abogado quien decida si la prueba es relevante o si la debe presentar en juicio.

Reúne también cualquier documento o mensaje que pueda afectar a la causa, por ejemplo, cartas, emails, llamadas, etc, y entrega toda esta información a tu abogado para que pueda empezar a trabajar en la defensa de tu caso cuanto antes.

No ocultes nada a tu abogado, especialmente si te perjudica. Lo peor para tu causa es que durante el juicio aparezca un mensaje por sorpresa que demuestra que eres culpable.

Si se trata de una falsa acusación de abuso infantil, busca pruebas que demuestren que no estabas con la supuesta víctima en esos momentos, por ejemplo, posicionamientos GPS de tu teléfono móvil o personas que puedan testificar que estabas en otro sitio.

Haz una lista de todos los posibles testigos. Intenta conseguir el número de teléfono de cada uno de ellos, pero no los llames, espera a que lo haga tu abogado.

Incluye junto a cada uno de los testigos una breve biografía y un comentario sobre qué es lo que pueden aportar en tu caso.

No te limites sólo a los testigos que pueden testificar a tu favor. Incluye en la lista también aquellos que piensas que pueden testificar en tu contra y deja que sea tu abogado quien decida si merece la pena hablar con ellos antes del juicio para saber lo que van a decir.

No dejes a nadie fuera de la lista pensando que su testimonio no es relevante, deja que sea tu abogado quien decida a quién es relevante y quién no lo es. A veces, testigos que el acusado piensa que no son relevantes resultan ser los más importantes para su caso.

Habla con tu abogado sobre lo que deberías decir y lo que no deberías decir delante del juez. En casos de delitos de tipo sexual, a veces, el acusado es su peor enemigo. Una frase desafortunada puede causar muy mala impresión y enviarte a prisión.

Si te acusan de violación, agresión seuxal o de abusos sexuales, tan importante como hacer lo correcto es NO cometer errores de los que luego te puedas arrepentir.

La defensa legal ante una acusación de abuso infantil

Tu abogado es la persona más indicada para diseñar la estrategia de defensa, pero, en líneas generales, la defensa de una acusación de abuso infantil suele incluir los siguientes puntos:

  • Demostrar que la víctima miente y que se trata de una acusación instrumental, quizás como venganza o producto del despecho.
  • Demostrar que, por error, la víctima está acusando de abuso infantil a la persona equivocada.
  • Aportar una coartada que demuestre que no estabas en el lugar de los hechos.
  • Aportar evidencia que demuestre que los hechos no se han producido tal y como los describe la víctima.
  • Aportar pruebas que demuestren que tú no eres el autor de la violación, por ejemplo, mediante un análisis de ADN.

Tu abogado te informará de tus derechos, por ejemplo, si tienes obligación de facilitar que la Policía tome muestras de tu ADN.

También te informará de la pena que te podría caer si resultas condenado.

También te dará consejos sobre lo que debes o no debes decir durante el juicio.

También te aconsejará sobre la conveniencia de llegar a un acuerdo con el fiscal para que reduzca la gravedad de la acusación.