Por qué es mejor no declarar nunca en comisaría

En este artículo voy a intentar convencerte de que lo mejor que puedes hacer si te llaman para declarar en comisaría es acogerte a tu derecho a no declarar.

Abogado especialista en Derecho Penal

Llama para consultar tu caso

LA PRIMERA CONSULTA ES GRATUITA

☏ 916 64 64 38

Declarar en comisaría

¿Es obligatorio declarar en comisaría?

Cuando eres citado para declarar en comisaría, tienes el derecho constitucional a permanecer en silencio y a no hacer ninguna declaración que pueda perjudicarte.

Este derecho se recoge en el artículo 24.2 de la Constitución Española, que dice que toda persona tiene derecho a no declarar contra sí misma, así como a no confesarse culpable. Este principio se conoce como el derecho a no autoincriminarse.

Si decides ejercer tu derecho a no declarar durante un interrogatorio policial, la policía no puede utilizar tu silencio en tu contra durante el proceso legal.

Es mejor no declarar en comisaría

Hay muchas razones para no declarar en comisaría y esperar a dar tu versión de los hechos delante del juez de instrucción, una vez que tu abogado haya podido ver los cargos que tienen contra ti.

No pienses que el hecho de acogerse a tu derecho a NO declarar en comisaría te hace parecer culpable del delito de que se te acusa y que la mejor manera de demostrar tu inocencia es explicar todo a la policía.

Acogerse a tu derecho a no declarar en comisaría no indica nada sobre tu culpabilidad. Recuerda que eres inocente hasta que la persona que te acusa demuestre, presentando pruebas en un juicio justo (obtenidas legalmente), que eres culpable de haber cometido un delito.

Al no declarar en comisaría, evitas proporcionar información que pueda ser malinterpretada o utilizada en tu contra, manteniendo así la presunción de inocencia.

Otra cosa es la declaración ante el juez, pero para ese momento tu abogado habrá podido ver los cargos y te habrá aconsejado sobre lo que tienes que declarar.

Puede ocurrir que no hayas hecho nada y que seas totalmente inocente de lo que se te acusa; pero puede ocurrir también que, sin buscarlo, te hayas metido en un lío. Declarando en comisaría no vas a arreglar nada y tan sólo vas a empeorar las cosas.

Con frecuencia, la policía no te informa de los hechos que se te imputan. Además, cuando vas por primera vez a declarar en comisaría, no tienes acceso al expediente donde aparecen las declaraciones de los testigos.

Optar por no declarar te permite ganar tiempo para comprender mejor la situación y buscar asesoramiento legal antes de hacer cualquier declaración.

No intentes convencer a la policía de tu inocencia

Si la policía te acusa de haber cometido un delito, aunque sea una acusación falsa o un error, no cedas a la tentación de explicar las razones por las que no has podido cometer el delito de que te acusan. Lo mejor es decir, NO voy a decir nada y me acojo a mi derecho a permanecer en silencio.

Tu abogado es el único capacitado para valorar si tu participación en los hechos de que se te acusa suponen, por ejemplo, un caso de colaboración necesaria, de encubrimiento, o de causa mayor.

Si no te lo aconseja tu abogado expresamente, lo mejor es permanecer callado y NO responder a las preguntas de la policía. Es la única opción que, al menos, te asegura que no vas a empeorar las cosas.

Ya tendrás tu oportunidad para dar tu versión de los hechos cuando estés delante del juez.

No te preocupes, que el hecho de no haber declarado en comisaría no te hace parecer culpable a sus ojos; pero si dices algo que pueda perjudicarte, luego es muy difícil desdecirse, ya que no resulta creíble.

Además, todo el mundo está tan nervioso cuando declara ante la policía, especialmente si eres inocente, que es muy posible que al contar tu versión de los hechos olvides algunos detalles, que quizás recuerdes cuando estés delante del juez.

El hecho de que la versión que has dado a la policía no coincida exactamente con la que das delante del juez puede parecer que estabas ocultando cosas, o que te has inventado algo, aunque en realidad sea tan sólo un fallo de memoria debido a los nervios.

Por eso, es mejor acogerse a tu derecho a no declarar delante de la policía. Es mucho mejor explicar tu versión de los hechos a tu abogado durante la reunión en privado a la que tienes derecho.

Tu abogado es quien puede valorar mejor si realmente no tienes nada que ver con aquello de lo que se te acusa y todo se trata de un error, o si tu participación en los hechos, por pequeña que sea, pudiera ser constitutiva de un delito de colaboración o de encubrimiento.

Recuerda que la policía NO está para decidir si eres inocente o culpable, sino para investigar los hechos por orden del juez.

No mientas a la policía

Si la policía te pregunta algo, nunca mientas; mentir siempre te deja en un mal lugar, además de que podría constituir un delito de entorpecimiento a la justicia.

Es mejor acogerse a tu derecho a no declarar que insistir en algo que luego se puede demostrar fácilmente que no es verdad.