Me acusan de ciberacoso ¿Qué hago?

¿Te acusan de ciberacoso y no sabes qué hacer? En este artículo te explico lo que deberías hacer si te acusan de ciberacoso en España.

Abogado especialista en ciberdelitos

Llama para consultar tu caso

LA PRIMERA CONSULTA ES GRATUITA

☏ 916 64 64 38

Me acusan de ciberacoso

¿Es delito el ciberacoso?

El ciberacoso es una variedad de acoso y, por lo tanto, puede ser un delito. El Código Penal dice que se considera acoso cuando una persona lleva a cabo de manera insistente y reiterada conductas que atenten gravemente contra la libertad y el sentimiento de seguridad de la víctima.

Ejemplos de ciberacoso

Aquí tienes algunos ejemplos de conductas que se consideran ciberacoso:

  • Acoso a través de redes sociales:
    • Comentarios ofensivos y humillantes: Publicar comentarios negativos, insultos o mensajes hirientes en las publicaciones de la víctima en plataformas como Facebook, Instagram o Twitter.
    • Difusión de rumores falsos: Compartir mentiras o información distorsionada sobre la víctima para dañar su reputación.
    • Creación de perfiles falsos: Crear cuentas falsas a nombre de la víctima para publicar contenido inapropiado o engañoso.
  • Acoso mediante mensajes privados:
    • Envío de mensajes amenazantes: Mandar mensajes directos o correos electrónicos con amenazas de violencia o intimidación.
    • Mensajes constantes y no deseados: Bombardear a la víctima con mensajes repetitivos, incluso después de que se haya solicitado el cese de la comunicación.
  • Sextorsión:
    • Chantaje con imágenes íntimas: Amenazar con publicar fotos o videos íntimos de la víctima a menos que cumpla con las demandas del agresor, como enviar más imágenes, dinero o realizar actos específicos.
  • Doxing:
    • Publicación de información personal: Revelar públicamente datos personales de la víctima, como dirección, número de teléfono, lugar de trabajo o detalles familiares, con el objetivo de causar daño o intimidación.
  • Ciberacoso en entornos escolares:
    • Creación de grupos para excluir o acosar: Formar grupos en redes sociales o aplicaciones de mensajería como WhatsApp para hablar mal de un compañero, excluirlo o acosarlo.
    • Compartir fotos o videos comprometidos: Difundir imágenes o grabaciones embarazosas de un compañero sin su consentimiento.
  • Acoso laboral en línea (mobbing digital):
    • Mensajes hostiles o despectivos: Enviar correos electrónicos o mensajes instantáneos con contenido ofensivo, degradante o humillante a un compañero de trabajo.
    • Difusión de rumores en entornos laborales: Compartir rumores o información falsa sobre un colega en redes profesionales como LinkedIn o foros internos de la empresa.
  • Ataques a la identidad en línea:
    • Suplantación de identidad: Crear perfiles falsos en redes sociales, foros o sitios web de citas usando la identidad de la víctima para engañar a otros y causar daño.
    • Hackeo de cuentas personales: Acceder ilegalmente a las cuentas de la víctima para publicar contenido inapropiado, borrar información importante o robar datos personales.
  • Acoso en foros y comunidades en línea:
    • Trolling: Publicar mensajes provocativos, ofensivos o perturbadores en foros, grupos de discusión o secciones de comentarios con el fin de molestar o agitar a la víctima.
    • Ataques coordinados: Organizar ataques masivos contra una persona específica mediante comentarios negativos o reportes falsos en plataformas en línea.

Me acusan de ciberacoso ¿Qué hago?

Si te acusan de ciberacoso, te recomiendo que hagas lo siguiente:

  • Mantén la calma: Evita reaccionar de manera impulsiva o defensiva. Mantén la calma y analiza la situación antes de tomar cualquier acción.
  • Reúne todas las pruebas: Recopila toda la información relevante relacionada con la acusación. Esto incluye mensajes, correos electrónicos, publicaciones en redes sociales, y cualquier otra comunicación con la víctima.
  • No borres nada: No elimines ninguna comunicación o publicación, ya que podría considerarse destrucción de pruebas. Además, la información puede ser útil a tu abogado para preparar tu defensa.
  • Consulta con un abogado: Busca un abogado especializado en cibercrimen para que te asesore y te represente ante los tribunales.
  • Evita el contacto con la supuesta víctima: No intentes contactar a la persona que te acusa. Cualquier intento de contacto podría interpretarse como una forma de intimidación o acoso adicional.
  • Documenta todo: Mantén un registro detallado de todas las comunicaciones que tengas en relación con la acusación. Esto puede incluir fechas, horas, contenido de las conversaciones y cualquier otra información relevante.
  • Ojo con lo que publicas en las redes sociales: Ten cuidado con lo que publicas en redes sociales y otras plataformas en línea mientras la situación se resuelve. Cualquier cosa que digas o hagas en línea podría ser utilizada en tu contra.
  • Considera la mediación: En algunos casos, puede ser útil buscar una solución mediada, donde un tercero neutral ayuda a resolver el conflicto de manera pacífica y sin necesidad de un proceso legal largo y costoso.
  • Informa a tus allegados: Si la situación afecta a tu entorno personal o profesional, informa a las personas cercanas para que estén al tanto y puedan ofrecerte apoyo.

Estrategias de defensa legal si me acusan de ciberacoso

Estas son las estrategias de defensa que podría utilizar tu abogado si te acusan de ciberacoso:

  • Negación de la conducta: Podrías alegar que no eres la persona detrás del ciberacoso, por ejemplo, si tu cuenta fue hackeada o utilizada sin tu consentimiento.
  • Consentimiento: Podrías alegar que los mensajes fueron consensuados y, por lo tanto, no constituyen acoso. Por ejemplo, podrías decir que anteriormente hubo intercambios similares de mensajes sin que hubiera ninguna queja por parte de la víctima.
  • Malentendido: Podrías alegar que los mensajes fueron malinterpretados y que no tenían la intención de causar daño o intimidación.
  • Broma: Podrías decir que las publicaciones eran una broma y que no pretendías acosar o intimidar a nadie.
  • Libertad de expresión: Podrías alegar que las publicaciones en cuestión están protegidos por el derecho a la libertad de expresión y que no constituyen un delito de acoso o intimidación.
  • Falta de pruebas: Podrías señalar inconsistencias o falta de pruebas en la acusación para crear una duda razonable sobre tu culpabilidad.
  • Suplantación de identidad: Podrías alegar que otra persona pudo haber suplantado tu identidad para llevar a cabo las acciones de ciberacoso.
  • Confrontación mutua: Podrías alegar que se trata de una confrontación y que no hubo un acoso unilateral, ya que la otra parte también te mandó mensajes amenazantes o intimidatorios.
  • Contexto: Podrías argumentar que los mensajes deben entenderse dentro de un contexto y que fueron malinterpretados fuera de ese contexto.
  • Autenticidad de las pruebas: Podrías cuestionar la autenticidad de las pruebas presentadas en tu contra, como capturas de pantalla manipuladas o mensajes editados.
  • Hackeo: Podrías alegar que tu cuenta fue hackeada y utilizada para acosar a la víctima sin tu conocimiento.
  • Provocación: Podrías argumentar que la víctima provocó las respuestas o acciones que ahora se consideran acoso.
  • Eventos específicos: Podrías alegar que hay circunstancias específicas que podrían haber influido en tu comportamiento, como estrés extremo o situaciones personales complicadas.