Me acusan de amenazas ¿Qué hago?

¿Te acusan de amenazas y no sabes qué hacer? En este artículo te explico qué haría si me acusan de amenazas.

Abogado experto en insultos y amenazas

Llama para consultar tu caso

LA PRIMERA CONSULTA ES GRATUITA

☏ 916 64 64 38

Me acusan de amenazas

¿Las amenazas son un delito?

Las amenazas son consideradas un delito y están penadas con hasta 2 años de prisión en los casos más graves. Según el Código Penal, hay varios tipos de amenazas:

  • Amenazas leves: Amenazas que causan miedo pero no prometen un delito grave. Por ejemplo, decirle a alguien que le vas a hacer algo malo sin especificar algo muy serio.
  • Amenazas graves: Amenazas de causar un daño serio que sería un delito, como amenazar con matar o hacer daño físico grave a alguien.
  • Amenazas condicionadas: Amenazas hechas para conseguir algo, como pedir dinero a cambio de no hacer algo malo. Por ejemplo, «Dame dinero o te haré daño».
  • Amenazas en el ámbito familiar: Amenazas hechas dentro de la familia o pareja, especialmente consideradas graves si son de violencia de género. Por ejemplo, un esposo que amenaza a su esposa con hacerle daño.
  • Amenazas terroristas: Amenazas hechas con el propósito de causar terror en la gente o forzar a las autoridades a hacer algo. Por ejemplo, una amenaza de bomba en un lugar público.

Hay que tener en cuenta que para que una amenaza sea un delito se deben dar las siguientes circunstancias:

  • La persona que amenaza debe tener la intención de asustar o intimidar a la otra persona.
  • La amenaza debe ser tomada en serio por la persona que la recibe. No se considera delito si es una broma evidente.
  • La amenaza debe referirse a un daño que ocurrirá en el futuro, no a algo que ya ha pasado.
  • La persona que amenaza debe parecer que tiene la capacidad de llevar a cabo la amenaza. Por ejemplo, una amenaza de algo imposible o fantasioso no se considera seria.
  • La gravedad de la amenaza también importa. Amenazar con causar un daño serio, como lastimar físicamente, es más grave que una amenaza de menor importancia.

Qué hacer si te acusan de amenazas

Si alguien te acusa de amenazas, te recomiendo que hagas lo siguiente:

  • Mantén la calma: No reacciones de manera impulsiva o agresiva. Mantén la calma y piensa con claridad.
  • Guarda silencio en comisaría: Si te llaman a declarar en comisaría, lo mejor es acogerte a tu derecho a guardar silencio. No te preocupes, que acogerte a tu derecho a no declarar no te hace parecer culpable. Ya tendrás la oportunidad de dar tu versión de los hechos delante del juez.
  • Busca un abogado: Contacta a un abogado especialista en insultos y amenazas para que te asesore y te represente ante los tribunales.
  • Reúne pruebas: Reúne cualquier evidencia que pueda demostrar tu inocencia o ayudar a tu abogado a preparar la defensa legal, como mensajes de texto, correos electrónicos, testigos, o cualquier otra información relevante.
  • No contactes a la persona que te acusa: Evita cualquier tipo de contacto con la persona que te ha acusado, ya que esto podría empeorar la situación.
  • Sigue las instrucciones legales: Si recibes una citación para ir a la policía o a un juzgado, asegúrate de cumplir con todas las instrucciones. Asiste a todas las citas y audiencias.
  • Cuenta tu versión de los hechos: Cuando hables con tu abogado sé honesto y claro sobre lo que ocurrió.
  • Mantén la discreción: Evita hablar del caso con personas que no sean tu abogado. Esto incluye especialmente no publicar sobre el caso en redes sociales.

Estrategias de defensa legal

Si me acusan de amenazas, podría utilizar alguna de las siguientes estrategias de defensa:

  • Negar las acusaciones: Afirmar que nunca amenazaste a la persona que te acusa.
  • Falta de intención: Argumentar que no tenías la intención de asustar o intimidar a la persona que te acusa. Por ejemplo, podrías decir que tus palabras fueron malinterpretadas o sacadas de contexto.
  • Broma o comentario sin seriedad: Podrías alegar que lo que dijiste fue una broma o un comentario sin intención de ser tomado en serio. Aquí, tu abogado podría llamar a testigos que saben que sueles hacer ese tipo de bromas sin mala intención.
  • Ausencia de capacidad de cumplir la amenaza: Puedes argumentar que no tenías los medios o la capacidad de cumplir con la amenaza. Esto podría demostrar que la amenaza no era creíble.
  • Provocación o autodefensa: Puedes argumentar que respondiste a una provocación o que estabas actuando en defensa propia. Si la otra persona te estaba amenazando o provocando primero, esto podría justificar tus palabras.
  • Pruebas falsas o fabricadas: Puedes intentar demostrar que las pruebas en tu contra son falsas o fabricadas. Esto incluye mensajes de texto manipulados o testigos falsos.
  • Errores procedimentales: Tu abogado puede argumentar que la policía o los fiscales cometieron errores durante la investigación o el proceso legal, por ejemplo, si se violaron tus derechos, esto llevaría al juez a archivar el caso.