La obligación legal de acabar con la brecha retributiva

En este artículo te explico si las empresas tienen obligación legal de eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres (brecha retributiva).

Brecha retributiva

Qué se entiende por brecha retributiva

La desigualdad retributiva por razón de género, popularmente conocida como brecha retributiva o brecha salarial, se refiere a la diferencia promedio entre los ingresos de hombres y mujeres por trabajos de igual valor.

Esta diferencia puede medirse de varias maneras, pero generalmente se expresa como un porcentaje de los ingresos de los hombres.

Por qué se produce la brecha retributiva

Algunos aspectos que explican o que contribuyen a la brecha salarial entre hombres y mujeres son:

  • Segregación ocupacional: Las mujeres y los hombres tienden a trabajar en diferentes sectores y ocupaciones, y los trabajos predominantemente femeninos suelen estar peor remunerados que los masculinos.
  • Desigualdad en la promoción: Las mujeres, a menudo, encuentran más obstáculos para ascender a puestos de responsabilidad y liderazgo, lo que afecta sus ingresos a lo largo de su carrera.
  • Trabajo a tiempo parcial: Las mujeres son más propensas a trabajar a tiempo parcial, en gran parte debido a la carga desproporcionada de las responsabilidades domésticas, lo que puede afectar su salario y oportunidades de carrera.
  • Diferencias en la experiencia laboral: Las interrupciones en la carrera laboral, a menudo relacionadas con la maternidad y el cuidado de los hijos, pueden impactar negativamente en la experiencia laboral y, por ende, en los salarios.
  • Discriminación directa e indirecta: La discriminación salarial directa, donde las mujeres reciben un sueldo menor que los hombres por el mismo trabajo, y la discriminación indirecta, donde las prácticas y políticas de la empresa perjudican a las mujeres, también contribuyen a la brecha retributiva, si bien, como veremos, algunas de estas prácticas pueden ser ilegales en España.

¿Es obligatorio pagar igual a los hombres y mujeres en España?

En España es obligatorio pagar igual a hombres y mujeres por el mismo trabajo. Esta obligación está basada en el principio de igualdad de remuneración por trabajo de igual valor, que está recogido tanto en la legislación nacional como en la europea.

En concreto, la Constitución Española, en su artículo 14, establece el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo. Además, el artículo 35 establece el derecho a una remuneración suficiente para satisfacer las necesidades del trabajador y su familia, sin hacer distinción de género.

Además, la Ley de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres (Ley Orgánica 3/2007) también refuerza este principio, obligando a las empresas a garantizar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral y, específicamente, a asegurar la igualdad de retribución por trabajos de igual valor.

Obligación de acabar con la brecha retributiva

Con la aprobación del Real Decreto 902/2020 de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, las empresas están obligadas a elaborar un Plan de Igualdad, a mantener un Registro Retributivo y a llevar a cabo una auditoría sobre la igualdad salarial entre los hombres y mujeres que trabajan en la empresa.

En la auditoría se deben analizar los datos del registro para garantizar que no existe discriminación salarial por razón de género. Estas medidas buscan aumentar la transparencia y facilitar la detección de posibles desigualdades retributivas.

Consecuencias de incumplir la igualdad salarial entre hombres y mujeres

El incumplimiento de la igualdad salarial entre hombres y mujeres puede tener serias consecuencias para la empresa:

  • Sanciones Administrativas: Las empresas que no cumplan con las obligaciones de igualdad retributiva pueden enfrentarse a sanciones administrativas. Según la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (Real Decreto Legislativo 5/2000), las infracciones relacionadas con la discriminación salarial se consideran graves o muy graves, con multas que varían entre los 6.251 y los 187.515 euros, dependiendo de la gravedad y del tamaño de la empresa.
  • Inspecciones de Trabajo: La Inspección de Trabajo y Seguridad Social tiene la autoridad para realizar auditorías y requerir a las empresas que presenten sus registros salariales y auditorías retributivas. Si se detectan irregularidades, la Inspección puede imponer sanciones y requerir medidas correctivas.
  • Reclamaciones Judiciales: Las empleadas que consideren que están siendo discriminadas salarialmente pueden demandar a la empresa. Los tribunales pueden ordenar a la empresa que rectifique las desigualdades salariales y que pague compensaciones por los daños y perjuicios causados a la trabajadora en cuestión.
  • Reputación Corporativa: El incumplimiento de la igualdad salarial puede dañar gravemente la reputación de una empresa. Las denuncias públicas y las sanciones administrativas pueden afectar la imagen de la empresa, su relación con los clientes y la atracción y retención de talento.
  • Obligaciones de Transparencia y Remediación: Las empresas sancionadas por incumplir con la igualdad retributiva están obligadas a implementar medidas correctivas, como la revisión y ajuste de sus políticas salariales, la realización de auditorías retributivas más exhaustivas y la implementación de planes de igualdad efectivos.
  • Inhabilitación para Contratos Públicos: Las empresas que no cumplan con las normativas de igualdad de género pueden ser inhabilitadas para contratar con la administración pública.