La desintoxicación como atenuante en un procedimiento penal

En este artículo te explico en qué casos se considera un tratamiento de desintoxicación como una circunstancia atenuante en el marco de la comisión de un delito.

La desintoxicación como atenuante

Qué se entiende por un tratamiento de desintoxicación

Las personas que sufren una adicción al alcohol o a las drogas tienen varias opciones a la hora de seguir un tratamiento de rehabilitación o desintoxicación:

  • Entrar en un centro de desintoxicación
  • Participar en programas de tratamiento supervisados
  • Recibir un tratamiento médico adecuado a los fines que se persiguen
  • Una combinación de los tres anteriores

Qué implicaciones penales tiene cometer un delito bajo la influencia del alcohol o las drogas

Dependiendo de las circunstancias, cometer un delito bajo la influencia alguna droga (incluido el alcohol) puede ser un agravante, un atenuante o, en algunos casos, hasta un eximente.

El consumo de drogas como atenuante

El artículo 21 del Código Penal contempla la posibilidad de aplicar una circunstancia atenuante cuando el delito se ha cometido bajo los efectos del alcohol o las drogas, siempre que se cumplan ciertos requisitos:

  • Estado de Intoxicación: El acusado debe encontrarse en un estado de intoxicación significativo debido al consumo de alcohol o drogas en el momento de cometer el delito.
  • Influencia en la Conducta: La intoxicación debe haber afectado de manera considerable la capacidad del acusado para comprender la naturaleza y las consecuencias de sus actos, o para controlar su comportamiento. Es decir, el consumo de alcohol o drogas debe haber tenido un impacto notable en la comisión del delito.
  • Intoxicación No Voluntaria o Patológica: Aunque no es un requisito absoluto, es más probable que se considere un atenuante si la intoxicación no fue completamente voluntaria, o si es el resultado de una dependencia patológica.

Ten en cuenta que la valoración de la intoxicación como atenuante depende de la discrecionalidad del juez o tribunal, quienes analizarán las circunstancias del caso y, generalmente, valoran muy positivamente el hecho de que el acusado siga un tratamiento de desintoxicación (ver más abajo).

El consumo de drogas como agravante

El artículo 22 del Código Penal dice que el hecho de cometer un delito bajo la influencia del alcohol o las drogas puede ser considerado un agravante si se demuestra que el acusado consumió las sustancias de manera deliberada para cometer el delito o para facilitar su ejecución, por ejemplo, proporcionando el valor necesario para cometer un acto violento.

El consumo de drogas como eximente

Según el artículo 20 del Código Penal, en ciertos casos extremos, la intoxicación puede ser considerada una eximente completa o parcial de responsabilidad penal.

En realidad, esto se produce con muy poca frecuencia y se aplica tan sólo en situaciones muy específicas.

  • Intoxicación Completa: Si el estado de intoxicación es tan severo que anula completamente la capacidad del acusado para comprender la naturaleza de sus actos o controlar su comportamiento.
  • Intoxicación Patológica: Si la intoxicación se debe a una enfermedad mental preexistente

La desintoxicación como atenuante

Según el artículo 21 del Código Penal, someterse a un programa de desintoxicación puede ser considerado un atenuante en el contexto de procedimientos penales.

Este atenuante se aplica en casos donde el acusado demuestra que estaba bajo la influencia de sustancias adictivas en el momento de cometer el delito y que ha iniciado voluntariamente un proceso de rehabilitación en un centro de desintoxicación.

Los requisitos para la aplicación del atenuante de desintoxicación son los siguientes:

  • Dependencia de Sustancias: El acusado debe demostrar que padecía una dependencia de sustancias adictivas en el momento de cometer el delito. Esta dependencia puede ser de drogas, alcohol u otras sustancias que afecten la capacidad de control del comportamiento.
  • Influencia en el Momento del Delito: Es necesario que se pruebe que la influencia de la sustancia tuvo un impacto significativo en la comisión del delito. Esto implica que el consumo de la sustancia afectó la capacidad del acusado para comprender la ilegalidad de sus actos o para actuar de acuerdo con esa comprensión.
  • Proceso de Desintoxicación: El acusado debe haber iniciado un proceso de desintoxicación o rehabilitación.
  • Voluntad de Rehabilitación: Debe demostrarse que el proceso de desintoxicación no es simplemente una estrategia para obtener un beneficio legal, sino que refleja una voluntad genuina de superar la adicción y reintegrarse en la sociedad.

Para que el atenuante de desintoxicación sea considerado por el tribunal, se deben aportar pruebas claras y convincentes:

  • Informes médicos: Documentación de profesionales de la salud que certifiquen la dependencia del acusado y el impacto de la sustancia en su comportamiento.
  • Informes de centros de rehabilitación: Certificados e informes de programas de tratamiento y desintoxicación que demuestren la participación activa del acusado en el proceso de rehabilitación.
  • Testimonios: Testimonios de profesionales de la salud, terapeutas, trabajadores sociales y otros expertos que puedan acreditar el estado de dependencia y el esfuerzo de rehabilitación.

La consideración de la desintoxicación como un atenuante puede llevar a una reducción de la pena impuesta. Sin embargo, la decisión final siempre queda a discreción del juez o tribunal, quien valorará todas las circunstancias del caso, incluyendo la gravedad del delito, el historial delictivo del acusado y la evidencia presentada sobre la desintoxicación.

El atenuante por desintoxicación y la gravedad del delito cometido

Dependiendo de la gravedad del delito cometido, es más o menos probable que se aplique el atenuante por seguir un tratamiento de desintoxicación:

  • Delitos menores: En casos de delitos menores, como pequeños hurtos o delitos contra la propiedad, siempre que se pueda demostrar que el delito fue cometido bajo la influencia de una sustancia y que el acusado ha iniciado un tratamiento de desintoxicación, es más probable que el atenuante sea aceptado y, por consiguiente, se reduzca la pena.
  • Delitos graves: En delitos más graves, como delitos violentos o delitos contra la salud pública, la aplicación del atenuante de desintoxicación es más complejo y dependerá mucho de la calidad de la evidencia presentada y del impacto de la sustancia en el comportamiento del acusado.