Las herencias en Cataluña

En este artículo te explico cómo son las herencias en Cataluña y algunas de las singularidades del derecho sucesorio catalán.

herencias en Cataluña

Importante: Si tienes un problema con una herencia en Cataluña, lo mejor es acudir a un abogado especialista en herencias, pero que sea especialista en herencias de derecho catalán y que conozca todas las particularidades del derecho sucesorio catalán.

Las herencias en Cataluña

El derecho sucesorio catalán se rige principalmente por el Código Civil de Cataluña, que es una legislación específica aplicable en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Aunque el Código Civil de Cataluña comparte muchos principios generales con el derecho sucesorio español, existen algunas particularidades propias que lo distinguen. A continuación, te explico algunas de estas particularidades:

  • Sistema de legítimas: El derecho hereditario catalán establece un sistema de legítimas que garantiza una porción reservada de la herencia para ciertos herederos forzosos, conocidos como «herederos legitimarios». Estos herederos son los hijos y, en caso de fallecimiento de los hijos, sus descendientes. La legítima en Cataluña es más amplia que en otras partes de España, ya que puede llegar a representar dos tercios de la herencia.
  • Sucesión intestada: En caso de que el fallecido no haya dejado testamento o el testamento sea nulo, se aplican las reglas de sucesión intestada. En Cataluña, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a una parte de la herencia en concepto de usufructo, mientras que los hijos o descendientes reciben el resto.
  • Mejoras: En el derecho hereditario catalán, existe el concepto de «mejoras». Las mejoras son disposiciones testamentarias que permiten al testador otorgar una parte de su herencia a ciertos herederos en una proporción mayor a la que les correspondería legalmente. Esto ofrece flexibilidad al testador para distribuir su patrimonio de manera más personalizada.
  • Derecho de acrecer: El derecho de acrecer se aplica en Cataluña cuando uno o varios herederos renuncian a su parte de la herencia. En lugar de pasar a los herederos forzosos, como ocurre en el derecho común español, en Cataluña el derecho de acrecer se aplica entre los coherederos que no han renunciado, aumentando su porción en la herencia.
  • Administración de la herencia: En Cataluña, la administración de la herencia puede ser más flexible. Si los herederos están de acuerdo, pueden optar por una administración conjunta de la herencia, lo que significa que toman decisiones en conjunto. Además, existe la figura del «contador-partidor», que es un profesional designado para llevar a cabo el reparto de la herencia de acuerdo con la voluntad del testador o las normas legales.
  • Legítima estricta: En Cataluña, existe un sistema de legítima estricta, que garantiza a ciertos herederos reservatarios (normalmente los descendientes) una parte mínima e inembargable de la herencia, conocida como «legítima». Esta legítima es intangible y no puede ser privada por el testador.
  • Tercio de mejora: Además de la legítima, el derecho hereditario catalán contempla el «tercio de mejora». Este tercio permite al testador designar una parte de la herencia para beneficiar a uno o varios herederos, sin que esto afecte a la legítima estricta. Es decir, el testador puede disponer libremente de este tercio, pero sin perjudicar la porción reservada a los herederos forzosos.
  • Posibilidad de pacto sucesorio: En Cataluña, se permite el «pacto sucesorio», que es un acuerdo entre el causante y los herederos para establecer las condiciones de la sucesión. Este pacto puede modificar las disposiciones legales y los derechos hereditarios, siempre y cuando no se perjudique la legítima estricta. El pacto sucesorio debe formalizarse por escritura pública.
  • Herencia de vivienda familiar: El derecho catalán establece la protección de la vivienda familiar como un bien inembargable, incluso en caso de deudas hereditarias. Esto significa que, aunque existan deudas pendientes de pago, la vivienda familiar no podrá ser objeto de embargo para satisfacer dichas deudas.