Cuánto cobra un abogado penalista en España

En este artículo te explico cuánto cobra un abogado penalista en España.

Abogado experto en Derecho Penal

Llama para consultar tu caso

LA PRIMERA CONSULTA ES GRATUITA

☏ 916 64 64 38

Cuánto cobra un abogado penalista en España

Cuánto cobra un abogado penalista en España

El precio de un abogado penalista en España varía dependiendo de factores como la complejidad del caso, la experiencia del abogado, la ubicación geográfica (en nuestro caso, somos abogados de Madrid) y la reputación del bufete.

Por regla general, los honorarios de un abogado penalista en España son un precio fijo por cada caso o procedimiento. Es frecuente que en la factura se detallen las actuaciones dentro del procedimiento y que se cobre una cantidad fija por cada una.

Sólo en el caso de que se solicite una indemnización, los honorarios del abogado penalista son un porcentaje del total de la reclamación. El porcentaje oscila entre el 10% y el 20%, dependiendo de la cantidad y de la complejidad del procedimiento.

El coste de un procedimiento penal varía mucho en función de la complejidad del caso y de si hay que preparar un juicio o se puede llegar a un acuerdo.

El procedimiento más básico de un abogado penalista es la asistencia a un detenido en comisaría. Dependiendo de que la hora y del día de la semana en que se presta la asistencia, el coste varía entre los 200% y los 350€.

En el caso de un juicio penal, dependiendo que sea un juicio leve o un procedimiento ordinario, los precios oscilan entre los 250€ y los 2.500€.

Este es un precio orientativo, el precio exacto hay que calcularlo para cada caso y, a veces, el coste total del procedimiento puede variar con el tiempo dependiendo del tipo de acciones que haya que tomar en cada momento y de las acciones de la fiscalía.

Por ejemplo, el coste de un procedimiento se puede encarecer sensiblemente si hay que acudir a un experto para que haga una prueba pericial y testifique durante el juicio, salvo que la prueba la haga el perito del juzgado, algo que no siempre es posible.

Es frecuente que un procedimiento judicial dure varios meses y, en ocasiones, hasta varios años. Por eso los abogados penalistas permiten a sus clientes, al menos en nuestro caso, ir pagando poco a poco una pequeña cantidad al mes hasta completar el precio por el procedimiento.

Lo único que pedimos es que para el momento en que se llega a juicio, el cliente haya satisfecho la totalidad de la deuda.

Si la sentencia es desfavorable y el cliente decide que la quiere recurrir, eso ya se cobrará aparte.